martes, 3 de mayo de 2016

CAPITÁN, EL Y MONTAÑA DEL (GÁLDAR Y MOYA)

El lugar de El Capitán, perteneciente al municipio de Gáldar, son las laderas aterrazadas que van desde el lugar de Los Garajes, en el cruce de las carreteras Teror-Artenara (GC-021) y Juncalillo-Los Garajes (GC-220) El Tablado y La Gloria, laderas septentrionales del Barranco del Culatón, tributario del Barranco Hondo, que son las vertientes meridionales de la montaña llamada Cruz de Valerón. El topónimo de Los Garajes tenía su origen en unos antiguos garajes que existieron en el cruce de carreteras antes dicho, los cuales fueron demolidos a finales del pasado siglo XX.

Vista de El Capitán desde El Tablado, la única zona llana entre montañas (Juan Cana)
La Montaña del Capitán, es un referente geográfico de los límites jurisdiccionales entre los términos municipales de Moya y Gáldar, "raya" marcada por una quebrada divisoria de aguas, partiendo desde poniente a unos 90 metros del eje norte-sur, llega hasta la cima de la montaña a 1.622,6 msnm., para seguir el eje central en dirección sur, perteneciendo el naciente a Moya y el poniente a Gáldar.

Deslinde Moya-Gáldar
(IDE Gran Canaria)
Se encuentra la montaña entre la Caldera de los Pinos de Gáldar al norte y el Lomito del Chorro al sur, y a su naciente el Montañón Negro, antiguamente conocido como Montaña de las Arenas siguiendo la costumbres de llamar “arenas” al “picón volcánico”, y al poniente la Montaña del Centeno.

Muchos intereses derivados del aprovechamiento de la madera y la leña, el pastoreo y los cercados, los cerealeroslos fielatos que gravaban la entrada de mercaderías, sin olvidar las escorrentías de aguas, etcétera, dibujaron en las cartografías de los siglos pasados las “rayas” jurisdiccionales entre municipios, como es el curioso caso de esta Montaña del Capitánprobablemente debido a la proximidad del punto de convergencia de tres municipios, a 695 metros de su cima en dirección noroeste, en la ladera septentrional del monte conocido como La Redonda, allí donde se ubica la Torre de Vigía Forestal, por la que discurre por las laderas de naciente y poniente la desdoblada carretera Pinos de Gáldar-Cruce Los Pechos GC-150, cuando enlaza con la carretera Teror-Artenara (GC-021).


Aproximadamente en su base convergen los límites de tres municipios (tevatelleva-com)

Vigía Forestal
Junto a la margen norte de esta última carretera y aproximadamente al pie del mirador de la Caldera de los Pinos de Gáldar, está el punto geográfico donde convergen los municipios de Moya, Sta. María de Guía y Gáldar (aproximación: Latitud 28º02'19,07'' N; Longitud 15º37'07,18'' O).

En cuanto al origen de los dos topónimos de Capitán, tenemos documentada su mención en la descripción de los linderos de la mitad de las 400 fanegadas que el aruquense Juan Mateo Trujillo fue comprando a distintos propietarios y familiares suyos en el siglo XVII: en 1619 al capitán Sebastián de Saavedra, en 1620 y 1622 a su padre Salvador Mateo de Armas, en 1623 a García de Espinosa y a su esposa Francisca de Armas, en 1624 a su tío Diego Mateo y en 1636 a Andrés Hernández, vecino de Moya.

Montaña del Capitán, vista de poniente (Google Earth)
Sus linderos eran los siguientes: «Por la parte de arriba la Montaña de las Arenas de la cumbre [actualmente Montañón Negro, de la antigua costumbre de llamar "arenas" al "picón volcánico"], por la parte de abajo la raya de la Montaña de Oramas que solía ser y por un lado tierras que fueron del capitán Miguel de Múxica, Alférez Maior que fue de esta isla, que al presente posee Francisco Rivero, y por la otra parte el lomo abajo desde la Caldera de los Pinos a dar sobre la Atalaya y por su seguimiento el lomo abajo hasta dar a las Masmorrillas de el monte» (CABALLERO MUJICA, F.: “Aspectos de la vida religiosa en Fontanales”, Anuario de Estudios Atlánticos, nº 26, 1980).


Ortofoto de El Capitán (IGoogle Earth))
Despejando toda duda nos confirma también la titularidad de estas tierras otra bibliografía anterior a la antes citada, que además nos introduce en sus datos biográficos «En el cumbreño pago de Fontanales estuvo en posesión de un extenso cortijo de doscientas fanegadas el noble caballero Don Miguel de Muxica Lezcano Ramírez de Baeza y Castillo, Capitán  de Caballos y Corazas, Alférez Mayor hereditario y Regidor Perpetuo dc  Gran Canaria, hijo del bravo Conquistador Don Miguel de Muxica Lezcano  y Castillo y de doña Ana Ramírez de Baeza, sobrina del famoso Deán de la Catedral de Canarias, Don Zoilo Ramírez, corazón dadivoso, fundador de la  primitiva capilla de la Virgen de la Antigua, en la Catedral, y del mandas pías  para doncellas pobres, que aún subsisten celosamente administradas por cl  Excmo. Cabildo Catedral de Canarias» (JIMÉNEZ SÁNCHEZ, S.: Primeros repartimientos de tierras y aguas en Gran Canaria, Las Palmas de GC, 1940).

Montaña del Capitán (Vista septentrional)
En los ancestros del capitán Miguel de Muxica, puede equivocarse el desaparecido Comisario de Patrimonio adjudicándola al conquistador Miguel de Muxica, dado que la bibliografía posterior debida a la investigación de otros autores, señalan como padre del mismo a Bernardino de Muxica.

Lo encontramos primero en el árbol genealógico nº 61 de Pedro del Castillo Ruiz de Vergara (TABARES DE NAVAS, T.: Abuelos de abuelos, La Laguna, 1970), y entre su ascendencia encontramos a:


Después tenemos mayor información referida a su padre de la mano del prestigiado profesor e investigador Rumeu de Armas:

«Bernardino de Lazcano detentó el señorío de Fuerteventura por un cortísimo espacio de tiempo (1545-1546), pues en este último año hizo traspaso del mismo a su sobrina doña María de la O Muxica Herrera, en el punto y hora en que contrajo matrimonio con Gonzalo de Saavedra, conforme hemos de ver tiempo adelante.

Escudo de armas de los Muxica
(…) Había nacido en Las Palmas en los años postreros del siglo XV. Fueron sus padres el conquistador de Gran Canaria Juan de Ceverio (hermano del capitán Miguel de Muxica, receptor de los quintos reales) y doña Catalina Guerra. Una vez afincado el conquistador en la isla, desempeñó los importantes cargos de regidor del Cabildo y teniente de gobernador (1503).

Los abuelos paternos eran de estirpe hidalga vasca, aunque de denominación desconocida; los maternos se llamaron Fernán Guerra, adalid mayor de la conquista de Gran Canaria, y doña María May.

Bernardino fue el cuarto de los vástagos, siendo de destacar entre sus hermanos Juan de Ceverio, el primogénito, personero del Cabildo y alcaide del castillo de las Isletas, y gobernador interino de la isla de Gran Canaria; Lope de Muxica, regidor, padre de María de la O, a quien ya conocemos, y Miguel de Muxica, titular de idéntico cargo en la administración municipal». (ANTONIO RUMEU DE ARMAS: EL SEÑORIO DE FUERTEVENTURA EN EL SIGLO XVI, ANUARIO DE ESTUDIOS ATLANTICOS, núm. 32, 1986).

No es de extrañar que el Comisario Sebastián Jiménez se dejara arrastrar en su afirmación por los homónimos iguales del capitán y del conquistador que también era capitán, y que alcanzó un lugar destacado en la conquista de la isla por el acoso a los canarios “rebeldes” en una montaña cercana a Tasarte, acto en el que pereció sin dejar descendencia, y que por su valentía y osadía para el combate, se recogió como hito emotivo para la crónica castellana. Como decíamos, posiblemente le pudo al Comisario la pasión por estos hechos enarbolados como “patrióticos” en los momentos que vivió de nuestra reciente historia.
La parte de atrás de la isla en la cartografía
 de L. Torriani en 1590 (J. Tous, detalle)

Algunos autores sostienen que el lugar de los acontecimientos fue la Montaña de Horgazales, otros se definen con menos concreción y lo ubican en una montaña próxima a Tasartico entrada en la que hemos incluido el relato de Pedro Agustín del Castillo a finales del siglo XIX. Sí parece hay general coincidencia que el lugar no se corresponde con la llamada Montaña de Ajódar en algunos registros oficiales, que no es otra que la mitad del Pico de la Atalaya, que corresponde a la jurisdicción del municipio de Santa María de Guía, que posiblemente obedezca a esos arrebatos “patrióticos” que se dieron tiempo atrás sin fundamento histórico alguno.

«Trátase en este interesantísimo artículo del combate de Ajódar en que perdió la vida el capitán vizcaíno Miguel de Mujica, y en el que don Fernando Guanarteme, antes llamado Guayedra o Tenesor Semidán, dió pruebas tan patentes de lealtad a la causa de los conquistadores. Insértase la siguiente declaración prestada ante el teniente de gobernador de la isla de Gran Canaria Francisco Pérez de Espinosa, por un testigo presencial de los hechos, Gonzalo de Aguilar, el Viejo, en la información de nobleza del ex rey canario, instruida a petición de su hija doña Margarita Fernández Guanarteme, en 23 de mayo de 1526:

““... que lo que de esta pregunta sabe es que siendo así, como dicho a, el dicho don Fernando Guanarteme del bando de christianos, e teniendo atraydos consigo a muchos de los christianos, ansí de los fidalgos como otros, por mandado del gobernador Pedro de Vera, fué el dicho gobernador, y con él sierta gente de pelea e otros de los capitanes, e con ellos fué el dicho Guanarteme don Gonzalo, el qual llebó consigo hasta quinientos canarios de los suyos, que los traya debaxo de su mandar e hazían lo que él les mandaba, e así todos fueron a la fortaleza de Ajódar, que es detrás de la isla, para conquistar un caballero canario que dezían “el Faya”’, e a otro caballero que dezían “Bentehuy”, e a otros muchos fidalgos canarios, que eran más de nobenta o siento, que estaban de guerra en aquella fortaleça, en una montaña agra e alta que allí ay, e que allí los christianos e el dicho Guanarteme tubieron batalla con los dichos canarios de guerra para querer tomar la dicha fortaleça y desbaratarlos;

El difícil relieve del poniente de la isla, la llamada "parte de atrás" (fotosaereasdecanarias-com)
e que entrando al pie de la dicha montaña el dicho Pedro de Vera, gobernador, e los dichos capitanes e mucha gente que, según aquello es fuerte, no bastaua para tomarlos nadie, aunque biniera quanta gente quisiera benir, si no fuera por hambre, aunque no ubiera más de sinquenta ombres. Y que uno de los capitanes, que llamaban Miguel de Muxica, quiso subir con siertos lacayos biscaínos de su capitanía, a tomar la dicha fortaleça a los canarios, e que los canarios de guerra que en ella estaban los dexaron subir poco, e que aún no auían llegado a la mitá de la subida, quando los dichos canarios de guerra rebeldes salieron de la fortaleça e dieron en ellos e mataron a el dicho capitán Miguel de Muxica y a otros muchos de los christianos, e a otros hirieron, e otros se derriscaron e maltrataron en la juída, e que los otros christianos que estauan con el dicho Pedro de Vera, comensaron a juir, e que entonses el dicho gobernador e capitán general Pedro de Vera, de miedo, se abrasó con el dicho Guanarteme y le rogó que le faboresiese a él e a los christianos; e que el dicho caballero Faya, de arriba de la fortaleça, a bozes dezía él y los otros rebeldes al dicho Guanarteme don Fernando Guanarteme:

“mira quien eres, y mira quien fueron tus pasados y que eres señor de Gran Canaria toda; favorécenos e bente a nos, que en tu mano está”,

Ortofoto de la Montaña del Capitán y su repoblación concéntrica (IDE Gran Canaria)
e otras palabras dolorosas; e que el dicho don Fernando, como buen caballero y leal a sus altezas, animaba y exforzaba a sus canarios, y respondía al dicho Faya, que era su pariente, e a los otros canarios rebeldes

que él auía bisto la cara de los reyes nuestros señores e su gran poder, e que no pluguiese a Dios que él les fuera traydor sino leal”,

e que así favoreció a los christianos e gente de guerra contra los canarios, y se binieron el dicho Pedro de Vera y el dicho Guanarteme y con los otros christianos a el Real desta Ciudad, e que si aquel día quisiera el dicho Guanarteme, no escapara a uida ninguno de los capitanes ni quanta gente auía en esta isla, christianos y de conquista, y que esto fué cosa conosida a todos los christianos, y que esto fué muy mucho seruicio de sus altezas, que el dicho Guanarteme hizo porque a todos les dió la uida; e que si el dicho Guanarteme quisiera, o los canarios rebeldes sintieran que hizieran la boluntad del dicho Guanarteme, no fuera menester para que no quedara ninguno de los capitanes, ni de quanta gente auía en la conquista, ni aún para memoria..."" ». Cif. Museo Canario, Archivo, signatura: III A 21. Testimonio del siglo XVIII. (DEL RIO AYALA, JUAN: “Buen caballero y leal. Episodio de la conquista de Gran Canaria”, Hoy (Las Palmas), 29 de abril de 1934, Reseña de El Museo Canario, nº 2, enero-abril, 1934).

Zona alta de El Capitán (Google Earth)
Otros compendian los hechos siempre en relación con la figura del conquistador Miguel de Moxica o Michel de Moxica.

«[ ... ] Y en esto  Pedro de Vera trató con  Alonso Jáimes de envía/lo a Sus Altezas y lo enviaron con  Miguel de Moxica, un hidalgo natural de Viscaia [...] y encargó a el Miguel de Moxica que los llebase a la isla de Canaria donde los mandó llebar [...] Enbarcóse Miguel de Moxica con docientos viscainos y entregó a Guadarteme a  Juan Mayor y los traxo a Canaria [...] Pedro de Vera, por un cabo, y Miguel de Moxica, por otro, y los canarios yban de huída la sierra arriba [...] dexaron de echar las galgas y ansí escaparon de aquel peligro y ayí murieron Miguel de Moxica y muchos viscaynos y castellanos [...] fueron sepultados el Miguel de Moxica y los demás [...]. Cfr. Matritense, caps. 20, 21y22.

Ballestero
[ ... ] Llegó  Pedro de Vera a la isla de la Gran Canaria en 18 de agosto de 1480. Vino con él Miguel de Moxica, vizcaíno, receptor de los quintos y derechos reales, y  Juan de Siberio, su primo [...] donde se repartió la presa que se había tomado, con mucho regocijo, dando el quinto a Miguel de Moxica, receptor de los quintos y rentas reales [...] Y trató y dió orden cómo mandarlo a Castilla, a los Católicos Reyes, entregándoselo a Miguel de Moxica, con otros cuatro canarios gayres[…] Y tomando un navío de los que estaban en el puerto, se embarcó Miguel de Moxica con el Guanarteme de Gáldar y los cuatro gayres [...] Y así el Rey Católico mandó a Miguel de Moxica fuese a Vrzcaya, a las Montañas, y juntase doscientos vizcaínos y con ellos se viniese a esta isla lo más breve que pudiera [...] Miguel de Moxica, estando en la Corte, por la amistad que con Hernán Peraza tenía, pidió a Sus Altezas merced de que lo dejasen ir a su isla de La Gomera, con su esposa doña Beatriz de Bobadilla; lo cual se le concedió [...] Como se partió el capitán Miguel de Moxica con los doscientos vizcaínos, los más ballesteros [...]

La primera compañía era la de Miguel de Moxica, por ser ballesteros todos, para defenderles la vista de los que iban subiendo. Pedro de Vera había avisado a Miguel de Moxica no acometiese hasta que fuese avisado, porque fuese el acometimiento por entrambas partes a un tiempo. El capitán Miguel de Moxica y sus vizcaínos, viéndose al pie de la fuerza [Ajódar], no guardando la orden que se le dio, con el deseo que llevaba de vengarse de los daños que había recibido en la de Bentagay y en otras de Taxarte, donde había sido maltratado de los canarios, juzgando a cobardía y temor la orden que el gobernador le había dado, comenzó a subir la cuesta arriba, hasta llegar al segundo andén, sin que los canarios se lo impidesen, estándose quedos, hasta que vieron no podían ser socorridos. Y, dando una gran grita de tropel y gran prisa, arrojando muchas piedras y riscos y galgas, se dejaron venir sobre los cristianos de tal manera, que no les valía el huir, porque se habían de desriscar por unos despeñaderos, ni tenían con qué ampararse de las piedras, que eran muchas y grandes. Aquí murió Miguel de Moxica y la mayor parte de los vizcaínos, y otros que se les habían juntado [...]. Cfr. Abreu, op. cit., libro ll, caps. 17, 22, 23 y 24.

Camino hacia la Montaña del Capitán (caminosdecanarias-blogspot-com)
Natural de Villafranca de Oria Ordizia , Guipúzcoa. Contino regio. Hermano del licenciado García de Moxica. Primo hermano de Juan de Ceberio, conquistador. Vino a la conquista como receptor de quintos y rentas regias, en lugar de  Fernando de Cabrera. Designado en 1480. AS. RS. Labor en la que se verá reforzado por Pedro de Arévalo. AS. CM. En 1481 volvió a Castilla para enrolar a vascongados, gascones y gallegos Delincuentes a redimir penas AS. RS Aparece bien documentado en las cuentas de Arévalo, de 1484. LADERO (1966). Muerto en la conquista (véase testimonio de Alonso Coronado en la información de Catalina Guerra, en el año 1502). No dejó sucesión» (CEBRIÁN LATASA, J.A.; Diccionario biográfico de Conquistadores de Canarias, Sta. Cruz de Tenerife, 2003).

Lo que sí tenemos claro por las fuentes bibliográficas antes recogidas es que el conquistador Miguel de Moxica no era el padre del capitán Miguel de Moxica que recibió estas tierras en los primeros repartimientos, que luego serían aterrazadas por los colonos para su cultivo.
   
La “heroicidad” vivida por el conquistador Miguel de Muxica también la narró el Comisario Sebastián Jiménez Sánchez en su artículo “El capitán Miguel de Muxica y el descalabro de Ajódar”, en El Eco de Canarias del 26 de abril de 1963.


Localización (IDE Gran Canaria)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada