Mostrando las entradas para la consulta El Doctoral ordenadas por relevancia. Ordenar por fecha Mostrar todas las entradas
Mostrando las entradas para la consulta El Doctoral ordenadas por relevancia. Ordenar por fecha Mostrar todas las entradas

miércoles, 23 de mayo de 2012

DOCTORAL, EL (SANTA LUCÍA DE TIRAJANA)

Topónimo que corresponde al barrio próximo a Vecindario que guarda relación con los hechos conocidos como "Motín de Agüimes" del año 1719, y más concretamente con el pleito seguido por los vecinos de Agüimes contra Francisco Amoreto, suegro del que sería el primer Conde de la Vega Grande, ante el Consejo de Castilla y el Rey para que decidieran sobre el conflicto.
Alpendre (Fedac)
Los vecinos del Señorío de Agüimes, que pertenecía por aquel entonces al Obispado, fueron defendidos por el doctoral Mendoza, canónigo experto en leyes, que demostró la falsedad de la venta de las tierras al conde, tierras que eran de titularidad realenga y habían sido otorgadas a los vecinos en propiedad mediante el pago de los pertinentes tributos.

Todavía en 1735 los vecinos no habían pagado al doctoral Mendoza por su defensa en el pleito que resultó con sentencia favorable, por lo que procedieron a segregar una parte de las tierras próximas al barranco de las Tirajanas en Vecindario como pago de sus buenos servicios.
Cantonera y estanque (Fedac)

Las tierras segregadas fueron este lugar conocidas a partir de esa fecha como del Doctoral, donde se construyó la casa de la Pinta. El Doctoral Mendoza dejó estipulado que una parte de lo que se produjese en una parcela segregada a tal fin fuese destinado a la ayuda de la Casa Santa de Jerusalén, tomando desde entonces el nombre de Casa Santa las tierras situadas más al sur, al otro lado de la Autopista del Sur.

En 1815 se crea el nuevo Ayuntamiento de Santa Lucía de Tirajana, por el que se segregaban pagos del interior del municipio de San Bartolomé de Tirajana, y, los pagos del Doctoral, Vecindario y Sardina de la costa de Agüimes para conformar el nuevo municipio.

Localización (Espacios Naturales de Gran Canaria)

viernes, 26 de agosto de 2016

FALCÓN, CUESTA DE (TEROR)

Topónimo con el que se conoce un tramo del camino Real de Teror al Real de Las Palmas y a la Vega de Santa Brígida, comprendido entre el Barranquillo de Ojero, al naciente del pago de Quebraderos dentro del antiguo valle de Arbejales y el pago de El Faro, tramo que en un escaso recorrido de unos 625 metros se pasa de los 600 msnm. del barranquillo a los 825 msnm. en los que se encuentra El Faro, de donde recibe el genérico de “cuesta” por el esfuerzo físico que comporta, allí donde se bifurcaba el camino Real, uno en dirección a La Vega, como ya se ha dicho, y otro en dirección a San Lorenzo por el Laurelar, y de aquí llegar hasta el Castillo de San Francisco y el Risco de San Nicolas en el Real de Las Palmas.

El camino Real por la Cuesta de Falcón desde Teror al Real de Las Palmas o a La Vega es mencionado muy temprano en la historia de la Isla, y tenemos un cita concreta en el diario redactado por el capellán agustino Fray Estevan Azevedo, de la visita del corregidor Teniente Coronel Nicolás de la Santa Ariza y Castilla a Gran Canaria en 1764, iniciada el lunes 17 de septiembre y terminada el 5 de noviembre para realizar los deslindes de la Montaña de Doramas. El viernes 19 de octubre escribía el capellán:

«Este mismo día viernes, por la tarde, despedido el Sr. Corregidor y cavalleros diputados del Vble. Cura don Lázaro Marrero y demás cavalleros que le havían cumplimentado, siguieron la derrota asia el lugar de la Vega, acompañando a el Sr. Corregidor el Alcalde, don Manuel del Toro y el Capitán don Antonio Henríquez, con parte de la comitiva, por el camino llamado de los Arbejales y la otra parte por la fragosa cuesta intitulada de Falcón, asta incorporarse con la otra parte de la comitiva en la Joya de la Caldera a donde llegó a unirse hasta condusirlos a la Vega el Alcalde del lugar don Juan Bauptista, el que por no tener casa capás para hospedar a toda la tropa, los recibió en la casa de la Señora doña Francisca Conde, sita en el pago llamado Vega de Arriba, a la que llegaron con media ora de la  noche» (ROSA OLIVERA, 1956, p. 178).

Pero el esfuerzo físico no lo era, y sigue siendo, en exclusivo de la gran pendiente, pues se veía agravado por la casi permanente humedad del suelo. Los romeros y peregrinos que por las fiestas del Pino que proceden de la Vega de Santa Brígida, a partir de El Faro continúan en su descenso por la camino vecinal asfaltado que lleva a Sagrado Corazón. La Cuesta de Falcón es utilizada en la actualidad por los lugareños y los senderistas casi en exclusivo.
 
Vista (jfemedenruta.blogspot-com)
El topónimo tiene sus orígenes en Catalina Falcón quien debió residir y tener tierras por las que atravesaba el camino, desde las tesis que se recogen a continuación:

«El primer Falcón del que existe constancia como poblador terorense es Diego Falcón, nacido en 1508 en Montehermoso del partido judicial de Coria (Cáceres); tenemos un linaje extremeño en Teror, de la tierra de los grandes emigrantes del siglo XVI; no participó en la conquista de Gran Canaria, fue poblador posterior. Resulta de una información practicada en 1575 que en este año era Capitán de Infantería Española y Alcalde de Real de Teror; estuvo casado con María Domínguez y consta que fue su única hija Leonor Falcón, bautizada en el Sagrario Catedral el 2 de febrero de 1542 y casada en Teror con el Capitán Juan Lorenzo Castellano; de este matrimonio nació Catalina Falcón, posiblemente el topónimo “Cuesta de Falcón” tiene por origen el que en este lugar vivió esta mujer y alguno de sus descendientes que siguiendo uso de la época adoptaron el apellido de la madre, esta es la opinión de Fernández de Bethéncourt [cita el autor su fuente bibliográfica: FERNÁNDEZ DE BETHENCOURT, F. (1878), Nobiliario y Blasón de Canarias]; casó con Gaspar Hernández , hijo del Portugués Roque Hernández y de Elvira Gutiérrez; hijo del matrimonio Pedro Falcón, vecino de El Palmar casado con Isabel Suárez y Gil.

De esta rama procede Juan González Falcón, bautizado el 14 de septiembre de 1635, Sacerdote después de viudo, ostentando el cargo de Canónigo Doctoral de la Catedral; fundó un mayorazgo con todos sus bienes, en el que incluyó la ermita de San Isidro edificada a su costa; el cortijo de este nombre perteneció a la familia.

Los descendientes de los Falcón de Teror enlazaron con los Bethéncourt de la rama del normando Juan de Bethéncourt, con la familia Llarena, con la de Castillo Olivares, con la de León, Massieu, Matos; el ilustre Don Leopoldo Matos Massieu, ministro de la Corona tenía sangre de los que por las brumas del siglo XVI vivieron en la Cuesta Falcón»  (HERNÁNDEZ JIMÉNEZ, 2001, p. 137 ).

Pero conozcamos algo más del antes mencionado Juan González Falcón, que fue conocido como Canónigo Falcón en el Cabildo Catedralicio, quien puede ser sobrino de la mencionada Catalina Falcón origen del topónimo.
 
Vista (caminosdecanarias.blogspot-com)
«Juan González Falcón es un personaje excepcional del siglo XVII grancanario. Nacido en Arucas, conoció todos los estados de vida pues fue soltero, casado, padre, viudo, canónigo y sacerdote. Veamos primero su partida de bautismo:

“Juan, hijo de Isidro González y su mujer María Falcón fue bautizado en catorce día del mes de septiembre deste año de mil seiscientos y treinta y cinco años bautizole yo el cura Ojeda fue su padrino el alferes Manuel Álvares vecino de Arucas tiene óleo y crisma y lo firmo Juan Peres de Ojeda”.

Tuvo cuatro hermanos, Juan de Remont, capitán y mercader, Pedro, capitán, Salvador, ausente de la isla, y Ana, monja bernarda. Juan González Falcón estudió leyes, doctorándose en Derecho Civil y más tarde en derecho canónico.

Juan González Falcón casó en 1666 con Ángela de Arnao y Llano Valdés, de noble familia. Tuvieron un único hijo llamado Juan Silviano Falcón Valdés. A los tres años y seis meses de casado, don Juan quedó viudo. Este hecho hizo cambiar su vida, optando por el estado eclesiástico. Fundó el mayorazgo de San Isidro de Teror y su ermita, que heredó su hijo. En junio de 1671 el rey le concedió la canonjía de doctoral que previamente había solicitado. Fue ordenado de presbítero el 26 de diciembre de 1671. Como doctoral de la catedral tuvo una actividad ingente, llevando todos los pleitos del cabildo, incluso con la curia y el obispo. También fue mayordomo de la iglesia de Nuestra Señora del Pino de Teror en los años 1675 y 1676 y nombrado visitador de Teror, Arucas, y San Lorenzo a la muerte del obispo García-Jiménez, acaecida en mayo de 1690. Don Juan falleció el 26 de agosto de 1693 en su hacienda de San Isidro de Teror» (SÁNCHEZ RODRÍGUEZ, 2013, p. 165)

En relación con su hijo y heredero de su vínculo de bienes, tenemos algunas noticias de su relevancia social:

«Le sucedió en ese mayorazgo su único hijo D. Jacinto Silviano Falcón y Valdés, nacido en Las Palmas el 17 de Febrero de 1669, fue regidor perpetuo en la Gran Canarias capitán de milicias del regimiento provincial en Las Palmas, alcaide del Castillo de Ntra. Sra. De La Luz y Teniente Coronel de las milicias referidas. (“Nobiliario” pág. 136 y 137, Tomo VI » (QUINTANA MIRANDA, 2012, p. 27).

La canonjía que obtuvo por disposición del rey Carlos II, siendo alcalde real de Arucas su hermano Pedro González Falcón, fue recibida con recelos en el cabildo catedralicio, donde luego en escaso tiempo prosperaría por sus conocimientos en leyes, llegando a ostentar la máxima confianza episcopal, según resulta de los extractos de sus acuerdos:

18 de enero de 1672 núm. 1.846 «Que se permita al señor canónigo doctoral Falcón reciba el título de provisor, pero sin ejemplar ni derogar la bula de Urbano 8º que lo prohíbe (No admitió)».

4 de abril de 1672 núm. 1.850 «Recusación de los conjúdices por auto del señor provisor; y nombramiento de los señores maestreescuela y canónigo Falcón» (VIERA Y CLAVIJO, 2007, p. 259).

9 de enero de 1673 núm. 1.867 «Conjúdices, los señores chantre Alviturría y canónigo doctoral Falcón» (IBÍDEM, p.261).

7 de enero de 1687 núm. 2.016 «Conjúdices, los señores chantre Ponte Molina y canónigo doctoral Falcón» (IBÍDEM, p. 280).

Lo encontramos también dirimiendo los problemas y conflictos de protocolos con repercusión social que acontecían dentro del ámbito eclesiástico, recibiendo la máxima confianza en los “secretos del cabildo catedralicio” para requerir satisfacciones en estos lances:

26 de marzo de 1674 núm. 1.891 «En este día se trató del caso sucedido en el monasterio de las monjas de San Bernardo, estando convidados los señores capitulares a la exploración de unas religiosas hermanas del señor prior Manriques y prevenídoseles sillas para sentarse, al llegar al dicho monasterio las encontraron en la calle. Se mandaron entrar, pero llegó al mismo tiempo el provisor con sus ministros para estorbarlo. El señor deán, a nombre del Cabildo, se lo protestó en forma, requiriéndole con las reales cédulas para que no ocasionase escándalos, ni perturbase la posesión, y apelando de cualesquiera censuras o penas, etc. Procedió, no obstante, el dicho provisor con violencia a impedir el uso de las sillas; pero los señores capitulares se sentaron. Dentro de un gran rato volvió un notario con un cedulón en la mano publicando por excomulgados a los que estaban sentados en ellas, y el señor deán volvió a apelar y a protestar la nulidad. El provisor hizo, en fin, sacar de la iglesia las sillas que habían ocupado los prebendados, pero no las de los seglares y religiosos.

El Cabildo, pues, acordó pasadas todas las irregularidades y nulidades de semejante exceso del provisor y que dicho señores capitulares no se diesen por incursos en las censuras; que se diese cuenta al señor obispo por medio de mensajero; se recusase al dicho provisor (capellán real, que “había llevado calabazas” en la oposición a la doctoral); y, finalmente, que pasase a la Corte el señor D. Juan González Falcón a dar cuenta a Su Majestad con instrucciones secretas, etc., etc. También, se dijo que se desfijasen cuantos cedulones se encontrasen» (IBÍDEM, p. 264).
 
Siempre esmeró su imagen pública el doctoral Falcón, con reciprocidad entre sus villas preferidas, y así conocemos que regaló a la parroquia de San Juan Bautista de Arucas

«una casulla y ornamentos acompañantes [estola y manípulo de tela de guarnición de oro fino aforrada de tafetán carmesí de granada], de tela blanca guarnecida de oro, para usarse en las fiestas del Patrono y de la Virgen del Rosario en las funciones que se celebraren en el altar mayor; y si se faltare á estas condiciones, que pase la casulla á la iglesia de Ntra. Sra. del Pino»,

y también otra donación a la parroquia de Teror

«Una alfombra nueva con que sirve a Nuestra Señora […] con calidad de que solo ha de servir a las festividades de Nuestra Señora en esta su iglesia, sin que salga de ella ni que sirva a cosas profanas, y constando sacarse de la iglesia y servir fuera de ella pase al señor San Juan Baptista de dicha villa de Arucas».

Hemos de mencionar también, un año antes de su fallecimiento, muy próximo a uno de esos enigmáticos hechos que podía presuponerse como milagrosos y que tenían gran notoriedad pública, si bien pudieran tener su explicación en el resecado de la madera de la imaginería, hecho acontecido el  13 de marzo de 1692 del “Sudor de la imagen de san Juanito”:

Vista (jfemedenruta.blogspot-com)
«“Yo Salvador Gómez Montero y Betancurt, presbitero, Notario Mayor de este Obispado, certificado, doy fe y verdadero testimonio a los señores que la presente vieren cómo hoy, que se cuentan trece de marzo de este presente año de mil seiscientos y noventa y dos, a las nueve de la mañana, poco más o menos, estando yo el Notario junto a la puerta, por donde se sube al órgano de esta Catedral, vi que iban aprisa algunos capellanes y personas seglares para la nave de San Sebastián (evangelio) habiéndose acabado de cantar un aniversario en la Capilla de Sor. San Gregorio Papa, que es la primera colateral del lado del evangelio de esta dicha Catedral, me fui para dicha parte y, habiendo llegado a la dicha Capilla de Sor. San Gregorio, hallé que muchos señores capellanes y seglares estaban arriba en el altar, y preguntando que qué había allí, 

me dijeron que la imagen de Sor. San Juan Baptista, de hechura de bulto Niño, estaba sudando, y subiendo yo el Notario a dicho altar, vi que entre los señores que estaban en el concurso era uno el Señor Doctor don Juan González Falcón, Canónigo Doctoral de esta Catedral, que estaba limpiando algunas gotas de sudor que tenía dicha imagen de Sor. San Juan en el rostro, y asimismo vi que el Señor Doctor Don Juan de la Barrera, Arcediano de Tenerife Dignidad en esta dicha Catedral, limpió del rostro de dicha imagen otra gota, y que el Lido. don Juan Leal Cabeza, abogado de la Real Audiencia de esta isla y Capellán de su Majestad en esta Catedral, estaba limpiando con un purificador algunas gotas del dicho sudor que, al parecer, eran como gotas de cuerpo humano, asimismo otros señores y capitulares hicieron lo mismo, lo cual duró por tiempo de un cuarto de hora, poco más o menos, y dichos señores capitulares mandaron poner dicha imagen de San Juan y la del Niño Jesús, que se habían puesto en dicho altar de San Gregorio para adorno de la fiesta que se había celebrado el día de ayer, que se contaron doce del corriente, en el altar mayor …”» (CAZORLA LEÓN, 1992, p. 153).

Esta amplia información sobre el canónigo doctoral Falcón, tiene por fin el conocimiento de su personalidad, pues aun respetando las tesis antes recogidas del posible origen del topónimo, consideramos que la notoriedad del lugar y atajo del camino Real que dio lugar al mismo no se deba a la circunstancia de que su tía Catalina Falcón pudiera vivir y tener tierras en el lugar, pues son más relevantes los muchos traslados que por estos caminos Reales realizó el canónigo Falcón. Y no lo es exclusivamente por su condición de visitador de las parroquias de Arucas, San Lorenzo y Teror.

Es importante para sostener esta tesis la trazabilidad que nos deja la huella del canónigo Falcón y de sus recorridos habituales, pues por todos los lugares que transitaba fue descubriendo posibilidades de adquisición de buenas tierras y aguas, y así llegó a tener un amplio patrimonio que vinculó en su mayorazgo (SUÁREZ GRIMÓN, 1987, Apéndice Dctal. p. 56), todas ellas de gran interés agrícola y de esta gran actividad económica que se encomendara a san Isidro, además de la onomástica de su padre, y más allá del fervor, la erección de su ermita que «supone un intento por imprimir mayor carácter a una gran propiedad» (IBÍDEM, p. 816).

Y así vemos, al margen de sus casas en el Real de Las Palmas, la localización de sus propiedades agrarias consecuencia de sus frecuentes itinerarios:

En San Lorenzo, 257 fanegadas, 7 celemines y 2 cuartillos de una «Hacienda y cortijo con diferentes casas, tierras labradías y montuosas, bajo de riego y "secano", con diferentes árboles frutales, y 2 1/2 días de agua con sus noches del Hto. del Dragonal».

En Teror, 6f. y 4cls. de «Terreno en los Llanos de Roque»; 14f. y 3cts. de «Suertes de tierra labradía, manchón y riscos en las Cadenas (Arbejales)»; 3f., 11cls. y 2cts. de «Cercado de tierra labradía, manchón, riscos y "arrifes" en la Degollada (Arbejales)»; 3f. y 6cls. del «Cercado en el llano de Porras ("Llano de D, Jacinto") con 2 días de agua de la Acequia del Álamo en el Pedregal»; 55f., 3cls. y 2cts de «Hacienda de árboles y tierra labradía con fuentes, casas y ermita en San Isidro»; 7f. y 3cts. de «Hacienda con árboles frutales, tierra labradía con 6 días y sus noches de agua del Barranquillo de la Fuente de Ortiz y 1 de la Acequia Real de los Llanos con casas de alto y bajo en el Callejón de las Palmas»; 32 f. de «Tierras labradías y "arrifes" en los "Granadillares"»; 3f. y 2cts. de «Cercado labradío con "arrifes" denominada "Fuente de San Vicente" en el Palmar»; 3f. y 10cls. «Cercado frente al anterior denominado "Cueva Morena" en el Palmar»; 7f. de «Suertes de tierra denominadas "Llanos de las Eras" en el Palmar».

En Arucas, 11 f. y 10 cls. de «Tierras de riscos y "arrifes" en "Enrique Yánez"».

Y, en la Vega de San Mateo, 48 f. y 3 cts. de «Hacienda denominada Collado con sus casas, estanques, una fuente y manantiales».

Silla de manos
Hemos ordenado la mención de sus propiedades siguiendo los caminos Reales desde San Lorenzo a Teror, de Teror a la Vega de Arriba y de Teror a Arucas, de forma que pueda apreciarse que todas ellas están a su paso.

Pero además hemos de tener en cuenta que el mayor exponente del significado etimológico del genérico topónimo “cuesta”, viene dado por las condiciones especiales de su salud que conocemos de los extractos de los acuerdos del cabildo catedralicio:

29 de marzo de 1674 núm. 1.894 «Habiendo renunciado el señor canónigo doctoral Falcón la diputación a la Corte por su achaque del pecho, nombró el Cabildo al mismo fin al señor deán D. Diego Romero Botello, quien lo aceptó, y se le mandaron dar letras de tres mil pesos».

Su “achaque del pecho” que pudo impedir las grandes caminatas que debió hacer en los dos años siguientes como visitador a las tres parroquias antes dichas, debieron obligar a la necesidad de desplazarse en “silla de manos”, lo habitual siglos atrás, que no es otra cosa que una silla o cabina rodeada de ventanas para un solo ocupante, con andas que eran llevadas al hombro por al menos dos porteadores delante y dos detrás, conocidos como “hombres de silla”.

Hemos de imaginar el esfuerzo físico que “cuesta” a los portadores de la “silla de manos” del canónigo Falcón bajar o subir desde El Faro a Quebraderos, o viceversa, tanto por su peso como por su volumen y el plano inclinado del resbaladizo camino, hecho que no pasaría desapercibido por los lugareños para recordar el atajo en su memoria.

Localización (IDE Gran Canaria)

viernes, 21 de septiembre de 2012

VECINDARIO (SANTA LUCÍA DE TIRAJANA)

Topónimo con el que se conoce el barrio del sudeste de la isla que ha tenido el mayor crecimiento demográfico sostenido del archipiélago, circunstancia que obligó a replantearse al propio municipio trasladar sus servicios administrativos hacia el mismo, manteniendo su histótica denominación.

El nuevo ayuntamiento (Google earth)
El origen del topónimo nacerá como resultado de los hechos que se suceden en el año 1719 conocidos como «Motín de Agüimes», motivados porque Francisco Amoreto, suegro del que sería el primer Conde de la Vega Grande, compra a la Corona tierras de Sardina, Aldea Blanca y del Castillo del Romeral.

Goro (Fedac)
Se inició cuando en 1716 Francisco Amoreto, para ampliar sus posesiones solicita al Consejo General que las tierras realengas de Sardina, de un superficie de 609 fanegadas y cuatro celemines, se saquen a subasta pública, pidiendo después se añadan las tierras de los Llanos del Polvo.

Lo solicitaba conociendo que los vecinos no acudirían a la subasta porque eran deudores de buena fe por el aprovechamiento de las tierras.

Corral cueva (Fedac)
«El solo anuncio de la subasta provoca la inmediata reacción de 32 de los vecinos cultivadores. En noviembre de 1717extienden un amplio poder a favor del teniente coronel don Cristobal de la Rocha Bethancourt. Dueño de Salinas del Romeral, poseía además 108 fanegas de las tierras en litigio. El poder era tan amplio que le facultaba a llevar el problema ante las gradas del trono. Era muy grave despojar a un centenar de vasaIlos de sus tierras, caso de efectuarse el remate a favor de Amoreto» (BETHENCOURT MASSIEU, A.: El Motín de Agüimes (1718-1719, Las Palmas de GC, 1989).

Distintas fuentes apuntan que el Coronel Antonio Lorenzo Rocha se disputaba con el sargento mayor Francisco Amoreto Manrique  la hegemonía sobre la Isla de Gran Canaria.
Majada (Fedac)
Todas estas tierras eran utilizadas por los vecinos de Agüimes, fundamentalmente para llevar a pastar sus ganados de cabras y, en menor medida, para cultivos, de lo cual dependía su subsistencia. Por esa utilización de las tierras, los vecinos debían pagar al Cabildo General que gobernaba la isla un impuesto de un real por fanega, que, en su mayoría, nunca fue pagado por la suma pobreza de los mismos.

El domingo 30 de noviembre de 1718 después de misa, Amoreto se dispone a labrar machos para el riego en sus nuevas tierras y a dividirlas para entregarlas a medianeros. A tal fin lleva a medianeros con yuntas para realizar la tarea y pone al frente de la operación al alcalde real Joaquín González. Un grupo de unos cuarenta vecinos de Agüimes se les opone derribando al alcalde y dándole garrotazos, dándosele por muerto y se hace huir a los medianeros.

Lluvias de 1969 (Joseph Willim Hirman - Fedac)
Después de diversos hechos, la sublevación se traslada a la plaza de Santa Ana, en la Ciudad, donde se encuentra el Cabildo General. Los amotinados ahora ya no son solo de Agüimes, sino de toda la isla, y allí tienen rodeados al Capitán General, al que no dejarán salir si no libera a veintidós vecinos arrestados por los distintos hechos, condenados a destierro y multas imposibles de pagar.

El conflicto llega a tal punto que el capitán general ordena a sus hombres colocar la artillería para disparar a los amotinados; gracias a la intervención de la Iglesia se salva la situación al sacar en procesión al Santísimo Sacramento, que en previsión de hechos sangrientos se interpone entre los amotinados y las piezas de artillería que el Capitán General tenía. Los amotinados deponen su actitud y el Capitán General decide soltar a los prisioneros y mandar información al Consejo de Castilla y al Rey para que decidan sobre el conflicto.
Lluvias de 1969 (Joseph Willim Hirman - Fedac)
Los vecinos de Agüimes, que pertenecía por aquel entonces a la jurisdicción del Obispado, por pertenecer al Señorío de Agüimes, fueron defendidos por el doctoral Mendoza, canónigo experto en leyes. Es precisamente en este pleito donde se emplea por primera vez el topónimo de Vecindario, por su localización en «las tierras del vecindario», en referencia a los vecinos de Agüimes. El doctoral Mendoza demostró la falsedad de la venta de las tierras al conde, pues eran de titularidad realenga y habían sido otorgadas a los vecinos en propiedad mediante el pago de los pertinentes tributos.

Todavía en 1735, los vecinos no habían pagado al doctoral Mendoza por su defensa en el pleito, por lo que procedieron a segregar una parte de las tierras de Vecindario como pago, tierras que serán conocidas después como de El Doctoral.

Vista (Google earth)
En 1815 se crea el nuevo Ayuntamiento de Santa Lucía de Tirajana, por el que se segregaban Sardina y otros pagos del interior del Ayuntamiento de San Bartolomé de Tirajana, que unidos a los pagos de la costa del municipio de Agüimes hasta la cuenca del barranco de Balos, entre los que se encontraban los nuevos asentamientos de Vecindario y Doctoral que allí se encontraban casi de precario.

Las principales actividades de los muy pequeños caseríos que iban conformando Vecindario, hasta la década de los sesenta del siglo XX, se dedicaban al pastoreo y la agricultura. Se trata de un asentamiento diseminado con escasa relación con el histórico asentamiento de Sardina cuyos pobladores estuvieron inicialmente vinculados al ingenio azucarero y a las plantaciones de caña.

Vista (Google earth)
Del diseminado asentamiento pastoril quedaría el topónimo de Casa de Pastores, para a partir de los sesenta del pasado siglo, a remolque de la promoción turística del sur de la isla demando una gran cantidad de mano de obra para la construcción de infraestructruras, hoteles y apartamentos, produjo una fuerte inmigración que establecía en el lugar de Vecindario su residencia, y un territorio con un adsequible coste del suelo conforme a su estrechas economías, en una simple alineación de las viviendas a ambos lados de la vieja carretera que llegaba hasta el sur de la isla donde estaba el ansiado trabajo.

A la primera construcción de San Agustín, le siguió el Inglés, luego Maspalomas, y así sucesivamente de urbanización en urbanización, la construcción turística entró en una continuada demanda de mano de obra, al tiempo que cuando acababa una urbanización, ésta demandaba mano de obra en los distintos servicios que requiere la industria hotelera, desde cocineros y limpiadoras hasta recepcionistas.

Vista (Google earth)
Aún con la construcción del núcleo residencial de San Fernando de Maspalomas, Vecindario seguía creciendo demográficamente más, y más aún porque sus propios residentes demandaban también los comercios y servicios que demanda una colectivadad.

Las primeras viviendas unifamiliares de una planta fueron siendo progresivamente sustituidas por edificios de varias plantas con más viviendas, y en su planta baja proliferaba todo tipo de comercio para satisfacer las necesidades de su población. Y el verde empieza a verse por primera vez en sus polvorientas calles.
Vista aérea (kanaren-virtuell-de)
La inicial alineación de casas a ambas márgenes de la carretera del Sur iba progresivamente estirándose hacia el sur, y surgieron las primeras polvorientas calles paralelas a la carretera, conformándose pequeñas manzanas de casas que hicieran más grata la vida.

Ya en el cambio de siglo, las pobladas tierras de El Doctoral empiezan a confundirse con el desarrollo urbanístico de Vecindario, y sin haberse colmatado su crecimiento hasta el barranco de Tirajana, la población crece en dirección norte, y aparecen con su urbanización nuevos topónimos como Llano del Polvo que recuerda la más antigua denominación de estos suelos de finas tierras; y Yeoward en recuerdo de la compañia de los ingleses que tantos trabajos generó en la primera mitad del siglo XX en los cultivos del tomate, aunque lo fuera en régimen de aparcería y viviendo en cuarterías.




Localización (Espacios Naturales de Gran Canaria)

miércoles, 27 de febrero de 2013

BACHICAO (LAS PALMAS DE GC)

Topónimo con el que se conoce un pequeño territorio rústico entre Las Mesas y La Cazuela, junto a la carretera de Tamaraceite a Arucas (GC-300), antes de atravesar el viejo Túnel de Tenoya que cuando se construyó en el último cuarto del siglo XIX fue conocido como Túnel de Bachicao. En la actualidad este territorio ha quedado atravesado por la 4ª fase de la Circunvalación de Las Palmas de GC.

El topónimo tiene su origen en las tierras que fueron de Hernando de Bachicao. Las primeras noticias las tenemos de Jorge Fernández cuando el 10 de enero de 1530 pide una data de tierras al Cabildo diciendo: «... en termino de (Te)rore tengo yo unas tierras de sequero y en las cabeçadas dellas un pedaço de tierra en que puede aber seys o siete fanegas de sembrad(ura) poco mas o menos que an por linderos de la una parte tierras de H(ern)ando Bachicao ede la otra tierras que fueron de Ganboa e que son ago del bachiller Brolio ...» (RONQUILLO, M. Y AZNAR VALLEJO, E.: Repartimientos de Gran Canaria, Las Palmas de GC, 1998).

Finca del Bachicao (crucesgc-blogspot)
Cuatro años después será el regidor Bernardino de Lezcano, quien en la data que solicita el 17 de agosto de 1534 nos aporta más información cuando dice: «... un pedaço de tierras que dende la yglesia que hizo Hernando Bachicao para abaxo todo el lomo abaxo hasta alindar con mis tierras dela una parte el barranquillo que va a dar de la dicha yglesia e de la otra barranquillo que va a dar a las dichas mis tierras ...» (IBÍDEM).

Si bien Jorge Fernández nos aproxima a los linderos meridionales de las tierras de Hernando Bachicao, Bernardino Lezcano menciona el actual barranquillo de las Mesas donde se asienta la ermita construida por Bachicao, lugar donde se mantiene vivo el topónimo, además de hacer referencia al actual barranquillo de los Gatos ya lindando con las grandes propiedades de los Muxica Lezcano donde tienen sus ingenios y plantaciones.

Pero la amplitud de las tierras de Bachicao se ensanchan hacia el sur, pues cuando Juan de Villanueva quien será el gran propietario de Teror el 19 de julio de 1532 pide la data de tierras en el valle de Arbejales dice «... e por parte de arriba tierras que fueron de Fernando Bachicao que se entiende por el camino que atraviesa de los Granadillares al laureal ...» (IBÍDEM).

De Hernando de Bachicao pocas referencias se tienen. Contrasta que disponiendo de un gran territorio de su propiedad, no figura entre los conquistadores que resultaron beneficiados en el más antiguo Libro de Repartimientos que se conoce que se custodia en el Museo Canario, entre los años 1485 y 1489. Por distintos documentos se conoce que su mujer era Constanza Hervás y que ya en 1499 había sido confirmado como Regidor.

Lomo de la Ermita de Bachicao (municipiodesanlorenzo-com)
Probablemente la ermita que construyó obedece a esas obligadas apariencias de religiosidad a la que venían obligados los judeo conversos siempre objetivos de posibles denuncias ante la Inquisición (ANAYA HERNÁNDEZ, L.A.: "Los judeoconversos y la creación de la Inquisición Canaria ...", Tebeto: Anuario del Archivo Histórico Insular de Fuerteventura, nº 4, 1991).

Fue propietario de un ingenio en Firgas al igual que Tomás Rodríguez de Palenzuela, conociéndose que ambos se aprovecharon de las aguas de la madre de la Alcantarilla, en la divisoria con Valleseco, siendo denunciados el 5 de octubre de 1517 por Hernando de Santa Gadea y diez vecinos más, propietarios de tierras y aguas del Heredamiento de Firgas (CAMACHO Y PÉREZ GALDÓS, G.: "El cultivo de la caña de azúcar y la industria azucarera en Gran Canaria (1510-1535)", Anuario de Estudios Atlánticos, nº 7, 1961).

Que en ese mismo año 1517, cuando se inicia la mutación del monocultivo de la caña hacia los viñedos, aparece haciendo negocios con vinos, concretamente en un contrato con el confitero Pedro López, de un montante de 6.000 maravedíes por 3 botas de vino (CAMACHO Y PÉREZ GALDÓS, G.: "Cultivos de cereales, viña y huerta en Gran Canaria (1510-1537)", Anuario de Estudios Atlánticos, nº 12, 1966).

Otras noticias posteriores hablan de la confusión de los términos Bachicao y Machicao, corrupción que tiene documentada su explicación: 
  
«... En el siguiente escrito podemos leer dos apellidos diferentes como son Machicado y Bachicado. El matrimonio formado por Salvador de Ojeda y Lucana Xuárez, vecinos del Lugar de San Lorenzo, vendían, el día 8 de agosto del año 1705, al ya mencionado D. Carlos de Escort, mercader y vecino de la Ciudad, una fanegada de tierra de los dos que tenían al lado de Machicado, donde dicen El Llano, en la jurisdicción del Lugar de San Lorenzo, heredadas por la mencionada de su padre Domingo Díaz de Quintana. Lindaba por la parte de arriba con otros herederos y por la de abajo con el Barranco Real. Por un lado se encontraba el Barranquillo de Bachicado y por el otro las tierras del Licenciado D. Juan González Travieso. En este escrito se hace alusión a dos personajes que parece son diferentes, Machicado y Bachicado.

Tumba del Bachicao (Santana Domínguez - municipiodesanlorenzo-com)
De forma curiosa podrían estar situados ambos topónimos uno a continuación del otro o se trata del mismo topónimo que, debido a la transmisión oral, se transformó en dos diferenciados. Es lógico lo de Machicao y Bachicao porque en un protocolo de capellanía que fundó Fernando de Bachicao  en la Ermita de San Antonio Abad el 31 de enero de 1742, ante Salvador Romero Rosales, se dice que había sido instituida por Fernando de Machicao y su esposa Constanza Yerbas, como patrono que había sido de la capellanía de Luis de Machicao en el año 1532. Este documento es muy interesante porque además de constatar la existencia de los dos apellidos también se hace alusión que las tierras que tenía Machicao en Tenoya, o en Tamaraceite en honor a la extensión enorme de aquel cantón, y sus alrededores antes del año 1534 habían pertenecido a Luis de Machicao, siendo este hombre uno de los primeros poseedores de tierras en este entorno ...» (SANTANA DOMÍNGUEZ, J.F.: "Nuevos datos sobre la ermita de Machicao", municipiodesanlorenzo.com)..
 
De sus grandes propiedades entre la antigua Tenoya y Teror ha quedado el topónimo que se localiza en el lugar indicado al inicio, donde se encuentra la conocida como Finca del Canónigo de 8.482 metros cuadrados. Perteneció al canónigo, licenciado y Prior Leandro Curbelo quien la había comprado e incluíría en su testamento el 15 de septiembre de 1728 (SUÁREZ GRIMÓN, V.J.: La propiedad pública, vinculada y eclesiástica en Gran Canaria, en la crisis del antiguo régimen, Las Palmas de GC, 1987).

Su título está documentado cuando el 6 de marzo de 1723 el Cabildo Catedralicio «... admite la dotación de procesión y misa de San Leandro con cuatro capas que impone el señor canónigo D. Leandro Curbelo » (VIERA Y CLAVIJO, J.: Extractos de las actas del Cabildo de la Catedral de Canarias 1514-1791, Las Palmas de GC, 2007).

El 7 de enero de 1763 el canónigo Curbelo es nombrado "Cojudice" junto al canónigo y doctoral Mendoza, prestigioso jurídico por este tiempo aparece defendiendo al "vecindario" de Agüimes que se amotinó contra la adjudicación a Francisco de Amoreto de las tierras donde los mismos plantaban y pastaban sus ganados, caso que es conocido en la historia como "Motín de Agüimes de 1719". Este pleito, que perdería el suegro del primer Conde de la Vega Grande, supuso el origen de los topónimos de "Vecindario" y "Doctoral", pues los vecinos pagaron los servicios del doctoral Mendoza con tierras en el lugar del sureste grancanario. Probablemente tuvo la ayuda jurídica del canónigo Curbelo en la defensa del "vecindario" de Agüimes.

Estado actual de la tumba (crucesgc-blogspot)
El canónigo Curbelo nombró poseedor de su vínculo a Manuel Díaz Medina estableciendo una pensión de 50 misas rezadas y 600 reales de congrua vitalicia a dos sobrinas.

La indicada finca según su entonces propietario «está cerca de la ermita de Machicao» y disponía de casa y albercón. En la actualidad dentro de la misma se encuentra el antiguo Camino Real de la Ciudad a Gáldar y la tumba de Juana Díaz, descendiente del mencionado Manuel Díaz y fallecida a consecuencia del cólera morbo que asoló la isla en el siglo XIX.

Afectada en su ubicación por el trazado del enlace de Tenoya con la Vía de Circunvalación, la tumba que estuvo rematada con una cruz de piedra, fue trasladada a otro lugar junto a un palmeral abandonado habiendo desaparecido la cruz (SANTANA DOMÍNGUEZ, J.F.: "La legendaria ermita de Machicao" y "Nuevos datos sobre la ermita de Machicao", municipiodesanlorenzo.com).

El canónigo era propietario también de tierras próximas: el "Cercado del Condado", varias suertes en Las Mesas y otras en el Lomo de San Pedro, así como aguas del heredamiento de Tenoya.


Localización (Espacios Naturales de Gran Canaria)