viernes, 5 de agosto de 2016

ÁMBAR, MONTAÑA, MORRO, PLAYA Y PUNTA DEL (ALDEA DE SAN NICOLÁS, ARTENARA Y TELDE)

El topónimo lo encontramos asociado a una Playa en la Aldea de San Nicolás y otra en Telde, además de una Punta y una Montaña en este último municipio. La Playa del Ámbar en la costa del poniente isleño se encuentra al sur de la Playa de Tasarte, entre la Punta del Agujero y El Pasillo junto a la Punta de la Baja del Gigante. Y la Playa, Punta y Montaña del Ámbar en la costa del naciente de la isla, se encuentran muy cercanos entre sí en el litoral norte de la Península de Gando.

Playa del Ámbar de La Aldea (senderistasgrancanaria-blogspot)
También encontramos el topónimo del Morro del Ámbar, en Artenara muy cerca de la Aldea de San Nicolás, tierra adentro conformando la vertiente norte del Barranco de los Juncos conocido como Barranco de La Aldea, en el cauce de desagüe de la Presa del Caidero de la Niña. Por tanto muy distante de la situación en la que encontramos la aldeana Playa del Ámbar, debido ello al distinto origen del topónimo.

Morro del Ámbar de Artenara (Google Earth)
Los topónimos que encontramos junto al litoral, tanto en La Aldea como en Telde, tienen su origen en el “ámbar gris” que fueron encontrados en las playas como masas excretadas o expulsadas por los cachalotes, y por tanto de origen animal.

El topónimo del Morro del Ámbar, por su situación en el interior de la isla, entendemos deba tener su origen toponímico al ámbar de origen vegetal, pues es resina vegetal fosilizada de coníferas, en mayor cantidad, entre el triásico y el paleoceno (300-65 millones de años aproximadamente). Este tipo de ámbar, como tales fósiles, son muy apreciados por los investigadores que las consideran “cápsulas del tiempo”, pues a través de ellos por contener restos orgánicos atrapados en su interior, puede determinarse la atmósfera, insectos y pequeños vertebrados, hojas y ramas de aquel tiempo.

Detalle de ámbar vegetal con insecto y aire en el interior (mineralescanarios.blogspot-com)
Volvamos a los topónimos relacionados con el “ámbar gris”, pues tiene una importancia notable en la historia de las islas. Conocer como el cachalote da origen a este apreciadísimo ámbar, cuando hablamos del mamífero más enorme de las profundidades del mar, el mayor dentado entre los animales, el cetáceo con el cerebro más grande de todos, como su propio nombre científico reconoce Physeter macrocephalus, puede llegar a sorprendernos.

Conocido es que algunas ostras, en concreto la  familia Pteriidae, un molusco bivalvo de blandas carnes, cuando alguna partícula extraña penetra en su interior, genera alrededor de la misma nácar como fórmula de protección, de forma esférica, simétrica y con un resplandeciente lustre; son las mejores perlas consideradas auténticas gemas o piedras preciosas. De su “bello fruto” el calificativo de “madre perla”.

Cachalote en Canarias (especiesamenazadascanarias.blogspot-com)
El mayor cetáceo, tan arrogante y fuerte de apariencia exterior que lo es, como gran depredador, el tamaño de sus capturas es proporcional a su tamaño y a sus enormes cantidades de alimentos que requiere para su subsistencia y la de sus crías. Su dieta incluye el calamar gigante y el calamar colosal, que captura en el el entorno de los 3.000 metros de profundidad. Pero esta gran voracidad por esa gran fortaleza exterior, convierte su intestino en su mayor debilidad, pues tiene que digerir todo aquello que captura, bueno o malo. La sabiduría de la naturaleza, buscó su remedio, y así también los cachalotes producen el “ámbar gris” como método de defensa frente los componentes de los alimentos ingeridos que puedan dañar su intestino. 

Tal como hace la “madre perla”, cuando a su intestino llegan determinados elementos o compuestos formando parte de su alimentación que son dañinos a su organismo, crea una masa blanda, pegajosa, blanquecina y con un intenso olor fecal, que tiene la función algo así como los protectores intestinales que los humanos tomamos. Esta masa adquiere consistencia y cumple con su misión de protección del intestino, y llegado un momento, el cachalote la expulsa la exterior para ser depositada por las olas en las playas. Con el paso del tiempo y su exposición al ambiente exterior, la convierte en una materia amorfa, voluminosa y su composición orgánica adquiere un enorme cualidad de retención de los olores a medida que cambia de color.

Cachalotes en Canarias (especiesamenazadascanarias.blogspot-com)
Y porqué se encuentran en las islas.
«Prácticamente extinguidos a causa de la industria ballenera, los cachalotes se están hoy recuperando. Gracias a las iniciativas conservacionistas, las Azores son uno de los mejores lugares del mundo para su avistamiento. Esta imagen única muestra un grupo de hembras y sus crías durmiendo en posición vertical en el océano. Las crías acompañan a sus madres durante más diez años. Los cachalotes adultos son mamíferos que baten récords, se sumergen hasta 3.000 metros de profundidad en busca de los calamares y pulpos más grandes, y emiten sonidos considerados entre los más fuertes que una criatura animal puede producir.

Asimismo, los cachalotes son los mamíferos que menos duermen. La observación de ballenas ha adquirido una gran popularidad en todo el mundo. Hoy es una actividad más lucrativa que la caza de ballenas y crea puestos de trabajo en muchos países» (National Geographic España, 04-oct-2012).

Cachalotes descansando cerca de Islas Azores (wildwonders08)
Pero su recuperación en nuestro entorno geográfico, lo es porque seis siglos atrás, allá cuando nuestra prehistoria se funde con nuestra historia, cuando con mayor seguridad su número era inmensamente superior, ya era conocido y apreciado el “ámbar gris”. Era un artículo del comercio imperial en África desde el año 1000 a. de C. Los chinos conocían el “ámbar gris” al que llamaban “el perfume de la baba del dragón”, desde la fantasía que provenía de dragones de mar dormidos en las rocas y babeando en el océano.

También fue utilizado por los egipcios como incienso. Difícil de conservar por su propia composición, se conoce que tanto en Oriente Medio como en Roma fue utilizado para la fabricación de perfumes y en las recetas de la farmacopea. En Asia se empleó como especia en la cocina. Los esclavos negros creían en sus propiedades afrodisíacas. Su nombre proviene del árabe clásico “Ánbar”. El comercio árabe en el siglo X lo situaba en el nivel de cotización del oro, y constituía la más preciada ofrenda que llevaban en la peregrinación a la Meca, la única de su vida.

Ámbar-gris (idoiaminguez-com)
El encuentro de la historia de las islas con el “ámbar gris” penetra en los tiempos de su prehistoria perdida del siglo XV, y se tienen algunas noticias con alusiones al tema. En todo caso, para aproximarnos al interés económico que el ámbar despertó, conozcamos primero de una apropiación que se denunció en noviembre de 1594 en la isla de Lanzarote:

«Mas, entre todas estas famosas donaciones enriqueñas, ninguna quizá debería ser tan memorable, por sus circunstancias, como la que hizo de la vega de Taíche a favor de un tal Gutiérrez, su vasallo. Este hombre había tenido la suerte de hallar en una de las playas de la ribera de Lanzarote una gran pella de ámbar gris que, según la común opinión de aquellos tiempos, se llamó una ballena de ámbar; y como el marqués, que se creía señor absoluto de mar y tierra, se la usurpase violentamente, tuvo modo Gutiérrez de pasar a Madrid, en donde, manifestando el agravio que se le hacía, obtuvo despacho para que el marqués le satisfaciese todo el valor del ámbar. Hízosele este pagamento con la referida vega de Taíche, parte de la dehesa de Ye y del cortijo de Inaguadén con otros territorios. Tanto aprecio se hacía entonces de aquella droga que hoy no se puede oler » (VIERA Y CLAVIJO, 1950, p. 288).

Detalle ampliado de la Playa del Ámbar en Telde (historiadeojosdegarza-blogspot)
Hay que hacer mención a la nota el pie (1) que incluye esta edición de la obra citada dirigida por el Dr. Elias Serra Ràfols que dice:
«Una de las condiciones con que los habitantes de Lanzarote habían prestado juramento de vasallaje al marqués don Agustín de Herrera el primero fue que les quedarían libres las riberas del mar, para que cualquiera pudiese recoger el ámbar, con calidad de presentársele, para que si quisiese, le pagase a tanto por onza».

Y si bien era importante ilustrarnos con este litigio para probar el muy antiguo interés económico que había detrás del “ámbar gris”, hemos de comentar también que ya en 1567, el ámbar ya acaparaba muchos intereses y así cuando la Corona concedió el título de Conde de Lanzarote a Agustín de Herrera y Roxas,  hubo de compensarse los derechos anteriores que tenía concedidos Gonzalo de Saavedra sobre la isla, causa por la que se le otorgaba a éste «… los derechos anexos al dozavo perteneciente a Gonzalo de Saavedra, con todas las rentas, quintos, orchillas, pastos, ámbar, conchas y jurisdicción …» (IBÍDEM, p. 350), pues desde las conquista de la Isla se conoció de su existencia en las costas conejeras.

Playa del Ámbar de La Aldea
(senderistasgrancanaria-blogspot)
Su presencia en las playas de las islas ya era conocida en el siglo XV, e incluso lo refiere el papa Eugenio IV por bula apostólica calendada en 12 de enero de 1435:
«por la que se sabe que el celoso obispo don Fernando Calvetes había convertido en la Gomera y en Gran Canaria a muchos de sus naturales […] dispuso que los vecinos de la diócesis rubicense pagasen diezmos y primicias conforme a las de Sevilla y de Cádiz, pero como nuestras islas producían entonces algunos frutos especiales, tales como orchilla, ámbar que se recogía en las playas, alpister, sangre de drago, conchas marinas, etc.» (DARIAS PADRÓN, RODRÍGUEZ MOURE et BENÍTEZ INGLOTT, 1957, p. 62)

Después de estos viajes de conquista de las islas de Señorío, también se encontró este “tesoro” arrojado por el mar en Fuerteventura, como ya se decía «Y por toda la orilla del mar se halla ámbar de excelente calidad, y algunas veces en gran cantidad» (TORRIANI, 1959, p. 71). Esta riqueza natural quedó de nuevo acreditada y encontrada en las siguientes islas de Señorío según se conquistaban, El Hierro y La Gomera, donde «se cogían en sus playas largas porciones de ámbar».

Y así fue conociéndose el ámbar gris por todas las islas, porque todas están en el Atlántico que nos describe el ingeniero cremonés a finales del siglo XVI:

« Además de una infinita cantidad de peces grandes y pequeños, también hay grandísimas ballenas, de las cuales procede el ámbar. Porque, como casi todas ellas mueren entre ciertos peñascos de tierra firme, en estas islas sólo se halla el ámbar en las playas de Lanzarote, Fuerteventura y Canaria, en pedazos pequeños, de color negro o pardo. En otros tiempos se hallaban pedazos tan grandes, que uno solo, vendido en España al precio de dos escudos la onza, valió treinta mil escudos; y se comprende que, de haberse vendido al precio de doce escudos la onza, como hoy día se vende comúnmente en estas islas, hubiera valido bastante más.

El fondo del mar en algunas partes es arenoso, como entre la ciudad principal de Canaria y su puerto, o entre Lanzarote y la Graciosa. En lo demás, se supone que es limpio, y lleno de árboles que dan la goma de ámbar, y de otras clases de plantas, que dan las habas marinas; cuyas dos cosas constituyen el alimento de las ballenas» (TORRIANI, 1959, p. 259).

Ámbar-gris, mediana maduración (asturnatur-com)
Fue una mercancía tan preciada que dio lugar a multitud de transacciones mercantiles, exportación, pago de rescates de esclavos capturados en la berbería, e incluso regalos en agradecimiento a las gestiones encomendadas: 

«De San Cristóbal de la Laguna (el documento dice San Cristóbal de Tenerife), 27 de marzo de 1590; Juan de Vega vende a Argote de Molina, conde de Lanzarote, una pella de ámbar en 1.500 ducados, recibiendo 1.500 reales de contado, y el resto, en letras […] Las Palmas, 17 de diciembre de 1590; pleito seguido para el cobro de la letra; se dicta mandamiento embargando los 1.500 reales que tenía Juan de Vega, como señal de la venta de la pella de ámbar, quien se opone al embargo alegando que esos reales son suyos por incumplimiento del contrato por parte de Argote, y que además, éste tenía en el puerto de Santa Cruz casas y créditos a su favor» (PALMA CHAGUACEDA, 1973, p. 47).   

«Miércoles 3 de dexembre (1631). En este cabildo se acordó que, atento lo mucho que el señor canónigo Juan Manuel Suárez, canónigo de la santa yglessia de Seuilla, a echo en las cossas que esta santa yglessia, le encomienda así de fábrica como de cabildo que se le invíe vn regalo en correspondençia de su solicitud, y auiéndose botado se acordó que se le ynvíen çinco onzas de ámbar y las compre y envíe el señor mayordomo de fábrica de dinero de la misma fábrica y se le escriua el desseo que el cabildo tiene de seruirle» (TORRE, 1997, p. 537).

Costas de Tasarte contiguas a la Playa del Ámbar (senderistasgrancanaria-blogspot)
Como muestra más de su valor como bien preciado, no olvida mencionar el ámbar el ilustre poeta del siglo XVI Bartolomé Cairasco de Figueroa, y así declama y canta el amor a su tierra Gran Canaria (ALONSO, 1952, p. 371):

Yace del Mar Atlántico en el gremio
de las seis amadriades la Reina,
del árbol coronada más nubífero,
y en torno della, entre peñascos, peina
el cabello y la barba, el que sin premio
la regala con ámbar odorífero,
el aire salutífero,
la regalada pluvia,
las flores blanca y rubia
azul, morada, verde, roja y pálida. …

En 1799 el incansable investigador e historiador José de Viera y Clavijo incluía en su Historia Natural la siguiente descripción.

ÁMBAR GRIS.—Sustancia ligera, opaca, grasienta, de color de ceniza, sembrada de manchitas blancas, inflamable, olorosa y medicinal, que el mar suele arrojar a las orillas de algunos países privilegiados y que ha sido uno de los presentes que la naturaleza ha hecho a nuestras islas Canarias en los primeros siglos de su conquista y población. Entre las condiciones con que los vecinos de las cuatro islas menores, prestaban a sus señores el vasallaje, era una que habían de poder recoger el “ámbar” sólo con calidad de que el señor sería preferido en la compra, pagándolo tanto por onza.

[…] También consta de nuestras memorias históricas, que en el año de 1545, encalló en las costas de Gáldar de Canaria una ballena de 35 pies de largo, la cual tenía un pan de cuatro arrobas de ámbar dentro del buche, sobre cuya pertenencia se siguió un pleito en la Real Audiencia. De aquí es que aunque entre los naturalistas, ha sido siempre un gran problema, cual sea el verdadero origen y la naturaleza del “ámbar-gris”, atribuyéndolo unos a los excrementos de ciertas aves que se sustentan de aromas, otros a gomas de algunos árboles; otros a un betún mineral; otros a panales de abejas digeridas por el sol, y alterados por el espíritu salino de los mares, etc.; parece que nuestros paisanos prefirieron la opinión de no ser sino excremento de las ballenas; y por eso para significar una pella de ámbar, no decían sino una ballena de ámbar.

Una escondida Playa del Ámbar en La Aldea, con difíciles accesos (senderistasgrancanaria-blogspot)
En la parte del norte de la isla Graciosa cercana a Lanzarote, hay una pequeña playa que llaman la playa del ámbar a causa de que en ella se solía hallar; y atendiendo el viajero Jorge Glas a la circunstancia de que este ámbar tenía ordinariamente la figura de pera con pezón, se inclinó en su relación de estas islas a la opinión de que cuajaba debajo de aquellas rocas, y que las olas agitadas de las tormentas las arrastraban a la orilla, lo cierto es que han cesado ya semejantes apariciones, y que casi no oímos hablar de ballenas de ámbar en nuestras Canarias; sin embargo parece constante qué el ámbar-gris es producción de un enorme pez cetáceo, llamado “cachalote”; éste en su vientre tiene una bolsa, donde se forman unas bolas, que nadan en un líquido amarillo y fragrante. Algunas de ellas han solido pesar hasta veinte libras, y cuando las arroja a modo de excremento, el mar las bate y las agita como es consiguiente» (VIERA Y CLAVIJO, 1866, Tomo primero, p. 64).

Siglos después ya nos acercábamos más al conocimiento del origen del “ámbar gris”; lo tenemos documentado a finales del siglo XIX, cuando el autor describe los aprovechamientos de la pesca en las islas y dice:
« Hasta poco después de la conquista del país existía y se daba caza al lobo marino, especie de foca, el cual ha desaparecido del Archipiélago, o al menos no se le ve (*)»;

reseñando su llamada a pie de página
«(*) En tiempos pasados solía aparecer en las riberas de estas islas el ámbar gris, cálculo biliario del cachalote phiseter macrocephalus, llamado el tigre del Océano por sus feroces instintos. Llegó á recogerse en tal abundancia esta droga que por ella se pagaba diezmo» (MANRIQUE Y SAAVEDRA, 1873, p. 81).

Mapas de zonas de campañas de estudio santuario de cachalotes
 (WWF - Sociedad para el Estudio de los Cetáceos en el Archipiélago Canario, SECAC)
Con relación al topónimo aldeano de Playa del Ámbar, por situarse el lugar junto al Mar de las Calmas, en el llamado estrecho entre las islas de Tenerife y Gran Canaria donde se hacen muchos avistamientos, puede estimarse que las noticias que contaban que en 1545 se encontró en las costas de Gáldar una ballena que tenía 35 pies, pudiera estar referidas a esta Playa del Ámbar, en virtud del tamaño de la jurisdicción de Gáldar en la antigüedad. Las noticias de las crónicas históricas referidas por Viera y Clavijo, las pudo tomar de alguna de las siguientes fuentes, que a su vez la tomaron de otras desconocidas anteriores:

«Demas de los frutos qe. tengo dicho, hay otro de mas precio y es qe. se halla por la costa de la mar muchas veces ámbar muy fina, qe. según se ha visto es congelo qe. se hace en el vientre de la ballena de unas habas de la mar qe. comen, y esto no pudiéndolo dijerir mueren dello, y así se ha hallado en el ámbar pedazuelos de habas. En el año de 1545 salió en la costa de Gáldar una ballena de mas de 35 pies de largo muerta de opilada, y abierta se sacó della un pan de ámbar qe. tenía mas de cuatro arrobas y muy fino, tan duro, qe. fue menester partirlo con una hacha, y otras veces se han hallado, po. no tan bueno ni en tanta cantidad como este que despide la ballena de suyo, las mas veces negro y blanco» (SEDEÑO, 1936, p. 8).

Andenes de acceso a la Playa del Ámbar de La Aldea, abajo a la derecha (senderistasgrancanaria-blogspot)
«Ademas de los frutos que tengo dichos se cogen en esta isla, hay otro de mayor precio y estimación, y es que se halla muchas veces en las costas del mar, ámbar muy fino, que según hay esperiencia es resina o humor de algunos árboles los cuales dan unas habas que arroja el mar. Este suelen las ballenas comer, sin otro que con sus inquietudes sale a las playas. Del que como la ballena se suele hallar también; como sucedió el año de 1545 que salió en las costas de Galdar una ballena de 35 pies de largo muerta de opilada, y abierta se sacó del vientre un pan de ámbar, que tenia mas de cuatro arrobas del muy fino, y tan duro que fué menester partirlo con una hacha. De esta ballena se sacó cantidad de aceyte. Otras veces se halla, pero no en tanta cantidad ni tan bueno como esto. El que despide la ballena, de suyo las mas veces es negro, y otras veces pardo y blanco; aunque en muchas ocasiones se ha hallado en las riveras y costas muchos pedazos de muy grande valor, estimación y aprecio. (SOSA, 1943, p. 47).

La obra de Antonio Sedeño se data en 1640 y la de José de Sosa 1678, por tanto coetáneas, quienes las pudieron tomar de otros, entre ellos la perdida de Juan Mateo de Castro de la fábrica parroquial de Arucas, quien a su vez la copió de otros.

Playa del Ámbar de La Aldea (senderistasgrancanaria-blogspot)
El acceso a la aldeana Playa del Ámbar es por senderos y andenes serpenteantes, como caleta escondida por los macizos rocosos erguidos sobre las puntas que penetran en el Mar de las Calmas. Formada de pequeños callaos y de una fina arena gris-negra volcánica, construida por la naturaleza en una pequeña ensenada de los escarpes de un farallón costero, abrigada por las puntas.

De los tres topónimos teldenses, la Punta del Ámbar como extremidad septentrional más penetrante en el mar del brazo de tierra que une la Península de Gando, junto a ella la elevación de la Montaña del Ámbar, que da el abrigo a la Playa del Ámbar formada por arena rubia por los siglos como ensenada curva en la mayor estrechez del brazo de tierra firme hasta llegar a la Puntilla del Palo. Todo el conjunto pertenece al territorio bajo la jurisdicción del Ministerio de Defensa.

Vista aérea de la Playa del Ámbar en la Península de Gando en Telde (@KarlosAlipio)
En 1737 ya aparece documentado el antiguo topónimo y de sus pocas recomendables condiciones para el cultivo, por el «patronato de escuela de Telde, fundado por el Capitán Diego López Montañés, natural de Telde y vecino de Nueva Veracruz (Méjico). Dicho Capitán envió desde Indias 1.300 pesos fuertes para invertir en
"tierras y aguas de vaxo los tres heredamiontes de la ciudad de Telde, menos las tierras de Silva, el Ámbar y Melenara, que estas no siruen",

y sobre ellas se debía fundar renta perpetua para que tuviese efecto la fundación de
"escuela de niños hasta escriuir y contar, juntamente clase de estudios con la perfeccion de toda la gramática en la dicha ciudad de Telde" (SUÁREZ GRIMÓN, 1987, p. 750).

Vista aérea de la Playa, Montaña y Punta del Ámbar en Telde (@KarlosAlipio)
Dos siglos después encontramos una poética descripción del lugar, en palabras de un observador paisajista que nos dejó melodías inolvidables que forman parte insustituible del tesoro de la música popular canaria:

«Agando, en el Sur; el mar. Por el falso espejuelo del agua, al norte de la península que por aquí cierra la bahía, está la playa del Ámbar Gris. A cosa de un kilómetro, mar adentro, un peñasco levanta su desolación. Escarpado, zahareño, nacido por cimas y quiebras de enormes tabaibas y cerrajales silvestres» (ÁLAMO, 1959, p. 65).

El “ámbar gris”, no es exclusivo de las islas atlánticas, pues se encuentra en las costas bañadas por los océanos que visitan los cachalotes en su larguísimo peregrinar, con preferencia en las costas de África oriental o en países de América Central. Su color va cambiando a medida que va madurando en el tiempo, y el más preciado, caro y escaso es el que logra la maduración completa, cuando va pasando de una tonalidad amarillenta-dorada a una casi blanca.

Ámbar-gris, alta maduración (asturnatur-com)
Es utilizado en perfumería como un fijador de olores y en la descripción de las notas de perfumes. Presenta un olor salado, su principal atributo es su capacidad para “componer” un olor, es decir, juntar sus notas en una sola, integrándolas, mientras que funciona también como un excelente fijador, adhiriéndose a telas y permitiendo que los perfumes duren más. Algunos investigadores afirman que la bacteria “Spirillum physeteris rectilínea” es la responsable del olor agradable.

Noticia del rodaje
(La Falange 18-dic-1954 - Jable)
No hemos de olvidar que fue un cachalote el que inspiró la obra “Moby Dick”, del escritor Herman Melville, que narra cuando el 20 de noviembre de 1820, la tripulación de veinte hombres del barco ballenero “Essex”, avistó un cachalote de veintiséis metros de longitud, de unas ochenta toneladas de peso, el más grande que habían visto hasta esa fecha, con una descomunal cabeza, y con el que vivieron un auténtico infierno.

Y de la celebrada obra, al cine. Pues fue en la Playa de Las Canteras donde se filmó en diciembre de 1954 la secuencia final de la película homónima dirigida por John Huston y protagonizada por Gregory Peck, la mayor producción cinematográfica realizada en las islas hasta aquel tiempo que desplazó a la Isla especialistas del séptimo arte estadounidense. Y en los astilleros de La Luz se construyó la maqueta de la gran ballena blanca.

Valgan nuestros topónimos, la celebrada obra y su película para conocer cómo y porqué durante muchos años, se cazaron cachalotes buscando el ámbar en su interior. Ahora tenemos la fortuna que la legislación ha cambiado, que en distintos lugares su captura es una ilegalidad, que la sociedad lucha por su conservación, y sólo unos escasos pocos soñadores siguen rastreando mares y playas para hacerse ricos en un sólo día.


Localización en La Aldea (IDE Gran Canaria)
Localización en Telde (IDE Gran Canaria)
Localización en Artenara (IDE Gran Canaria)

No hay comentarios:

Publicar un comentario