viernes, 1 de julio de 2016

BASTIANA, CERCADO DE (GÁLDAR)

El lugar se encuentra en las laderas de poniente de la Montaña del Acebuche, entre Los Picachillos al norte y Llanos de Molina al sur, quedando separado de El Roquete a su naciente por la carretera Las Cruces-Los Caideros  (GC-220), encontrándose a su poniente el lugar de Bracamonte.

Se encuentra atravesado por tres pequeños cauces secos que discurren paralelamente en dirección de naciente a poniente, el septentrional Barranco de Artazo, en medio el Barranquillo de los Peralillos, tributando ambos sus aguas al Barranco de Mayorga. Y el meridional Barranquillo de Bracamonte, que recibirá las aguas del mencionado Barranco de Mayorga, para llevarlas hasta el Barranco de Agaete, a la altura de la Casa Romántica.

No deben confundirse los topónimos de Bracamonte galdense con los homónimos que encontramos en el municipio de Santa María de Guía, los cuales hemos desarrollado con entrada a este Blog con el siguiente enlace Bracamonte (Guía), si bien tiene un origen común en los descendientes grancanarios de Maciot II de Bethencourt y Luisa de Guanarteme, topónimo que lleva a la abuela del primero Marie de Braquemont, cuyo árbol genealógico en dicha entrada incluimos.

Vista del lugar (Google Earth)
El origen del topónimo de Cercados de Bastiana creemos se debe a Bastiana Mayor, nieta de la homónima Bastiana Mayor, quien en su testamento de 14 de enero de 1596 ante el escribano Juan de Quintana, legajo 2,336, transcripción realizada por el genealogista Juan Ramón GARCÍA TORRES, dice:

“Y declaro que a el dicho matrimonio yo lleve por mis bienes dotales sesenta doblas como lo dise el dicho mi marido en su testamento y assi mesmo la mitad de las tierras de Artaso que erede de mis padres que disen la hoya de Lusia Sanches y assi mesmo una cassa canaria en Galdar que me dieron a mi y el dicho mi marido por el traspasso de un parral que me dio Rodrigo Hernandes mi tio …”.

Los Cercados de Bastiana se encuentran dentro de un amplio territorio conocido en la antigüedad como Artazo, que ya hemos desarrollado en su entrada a este Blog Barranco y Lomo de Artazo, que se inician en su punto más septentrional de Pico Viento igualmente con entrada a este Blog Prado de Pico Viento, frente a los antiguos Llanos del Poleo y que se extienden en dirección sur hasta las laderas de la Montaña del Acebuchal donde se encuentran los llamados Cercados de Bastiana.

Como más adelante acreditaremos, y según ya hemos avanzado en otras entradas a este Blog, se trata de un territorio donde se asentaron descendientes de Fernando de Guanarteme y de algunos importantes allegados suyos, cuando fueron desplazados de las vegas bajas de Agaete y Gáldar por las presiones ejercidas por los colonos-pobladores que ambicionaban dichas tierras mucho más productivas a sus intereses agrarios.

Desde aquellos primeros tiempos del siglo XVI el Prado de Pico Viento era una dehesa propiedad del Consejo de la isla, en la que se permitía el pastoreo comunal, oficio en el que destacaron las habilidades de los naturales que aprovecharon estas dominantes tierras rojas de inciénsales, poleos, salvias y cardos, para una vez roturadas plantar cereales y forrajes para el alimento de sus ganados, cuyos límites geográficos naturales venían marcados al naciente por los cauces del Barranco del Inciensal y su tributario el Barranquillo de los Manantiales, y a poniente por los escarpes, riscos  y andenes que cuelgan sobre el Valle de San Pedro de Agaete.

Territorio del antiguo Artazo (IDE Gran Canaria)
Pero volvamos a la abuela Bastiana Mayor, a quien conocemos con mayor concreción por el todavía reciente descubrimiento del testamento de la hasta ese momento confundida Catalina Fernández Guanarteme (LOBO CABRERA, 1980), autor a quien debemos su difícil transcripción por encontrarse en muy mal estado, roto y  deteriorado por la polilla.

Si bien del testamento se tenían algunas referencias antiguas, el mismo se había traspapelado y estaba ilocalizable en el Archivo Histórico Provincial, probablemente porque fue sacado de los protocolos del escribano Alonso de San Clemente de Guía, para expedientes de nobleza o litigios. Su número es el 2.317, sin que conste la fecha en el texto parcial que se conserva, extendido en dos páginas y cuyo título de descripción archivística es de Testamento por comisario de Catalina Hernández Guanarteme, princesa canaria.

Históricamente se había sostenido que las tres princesas eran

“Guayarmina, Tenesoya y Masequera o Mastegena, al igual que sus uniones con Miguel de Trexo, Maciot de Betancurt y Hernando de Guzmán están clarificadas. No obstante la filiación que se ha hecho de Catalina de Guzmán, que así se llamó después de convertida Masequera, con otra indígena de Gran Canaria de igual patronímico ha llevado, a veces, a los historiadores decimonónicos y a los recientes a confusiones”.  

Testamento de Catalina Hernández Guanarteme
(Archivo Histórico Provincial de Las Palmas)
En el referido testamento se acredita que Catalina Hernández Guanarteme es hija de Fernando de Guanarteme, que fuera confundida con la sobrina nieta llamada Catalina de Guzmán, quien era hija de Autindana y Francisco de Cabrejas, todo ello fundamentado en testimonios de Luisa Betancor y Margarita Fernández Guanarteme, que son además corroborados por Juan de Soria y Gonzalo de Aguilar, cuando manifestaron un mes después de la muerte de Catalina Hernández Guanarteme, que de los hijos del Guanarteme «solamente es biba la dicha doña Margarita Fernández».

Catalina Hernández Guanarteme se casó tres veces, y muy probablemente de su primer matrimonio Pedro de Vega nació Bastiana o Sebastiana Mayor, a quien nombró albacea y heredera, si bien todo lo que testó eran deudas.

De su segundo matrimonio con el conquistador Adán Acedo tuvo tres hijos: Maria Acedo, Violante Acedo, Juan [del Portal?] y Pedro Azedo. De sus terceras nupcias con Blas Rodríguez no tuvo descendencia.

Del matrimonio Pedro Azedo, hijo del segundo marido, con Elvira de Cubas, su primogénito fue Adán de Azedo que se uniría con el tronco de Luisa de Betancor a través de su matrimonio con otra homónima Luisa de Betancor, biznieta de la anterior, siguiendo la práctica endogámica que imperó en aquellos tiempos.

Bastiana es, en nuestra hipótesis, la hija mayor de Catalina y de Pedro de Vega. Su apellido, otorgado en la edad adulta (a los hijos no se les ponía apellido cuando eran niños), vendría dado o bien por tratarse de la primogénita o bien podría pensarse que recibe ese apellido en honor al padrino de bautizo de su madre el Alguacil Mayor de Gran Canaria, Juan Mayor, quien estaba en Córdoba, acompañando como lengua a Tenesor, el día 30 de septiembre de 1482 cuando nació Catalina” (HERNÁNDEZ BAUTISTA et GARCÍA TORRES, 2013).

De los datos aportados por la última fuente bibliográfica, seguimos su descendencia para poder llegar a la nieta Bastiana Mayor que dio el topónimo al lugar.

“De los cinco hijos que constan en los protocolos de Guía, según el cronista [Pedro González Sosa, en su artículo “Pantaleón de Vega, desconocido escribano de Guía en el siglo XVI”, publicado en Crónicas de Canarias núm. 3 de la Junta de Cronistas Oficiales], nos planteamos a continuación informar […] :

- Acerca de Antón Domínguez, el primogénito, creemos que es la misma persona que casa en Tenerife con Francisca Delgado de Frías, con lo que nos situamos ante un matrimonio entre descendientes por ambos lados de la familia real canaria. […]

- De Hernando por quien supuestamente sigue la línea, no sabemos gran cosa. […]

- De María Mayor […] de su matrimonio con Francisco de Godoy 2 [sic]. La hija de estos, Alejandra Godoy, casó con Francisco Próceles, hijo de Juan Rodríguez de Orihuela e Isabel de Vargas, hija esta, a su vez, del conquistador Sancho de Vargas y de su segunda esposa Marina de Algaba.

-De Isabel Mayor tenemos solo la referencia antedicha de su matrimonio con Francisco López, planteándonos el reto de encontrar su testamento para abrir otras líneas de investigación sobre la descendencia de Tenesor y Abenchara, reyes de Canaria, que llega a todos los rincones de las islas.

-De Rodrigo Hernández, que adopta el apellido de su abuela Catalina,  […] alcalde de Agaete, casó con Constanza de Troya, hija de Juan de Acedo y de María Siberio, hija esta a su vez (ilegítima) de Juan de Siberio Lazcano Mújica (primo del contino real fallecido en Ajódar) y de Constanza de Troya (probable hija del Obispo Diego de Muros y de su aya Úrsula de Troya) […]

Bastiana Mayor 2 [sic] es pues, indubitadamente, una hija de alguno de los hijos de Bastiana: Isabel Mayor, María Mayor o Hernando Domínguez sin que podamos por el momento precisarlo. Como verán, hemos descartado la posibilidad de que pueda ser hija de Antón porque a este lo hacemos en los altos de Tenerife”.
Escudo de armas de la familia Guanarteme
(Archivo Histórico Provincial de Las Palmas)

Conocidos los vínculos familiares y los ancestros de la nieta Bastiana Mayor que dio origen al topónimo, y para conocer de su descendencia volvemos a su testamento en el que acreditaba la propiedad de estas tierras, donde dice:

“Yten declaro que yo fui casada primera ves con Luis de Valencia con el qual me quedaron a el tienpo de su muerte tres hijos y estos hijos (...ilegible...) ques ya casado y Andres y Pedro y Juan y Maria y Juana y Ana y despues del fallesido murieron los dichos Andres y Ana.”

Así como de su relación posterior:

“Declaro que al presente soy casada con el dicho Garçia Hernandes el qual (....ilegible....) y yo traxe a su poder las tierras que el dicho mi marido Luis de Valencia dexo en su testamento las quales poseo el dia oy y las casas que tenemos en el Lagaete esepto que las tierras que dise conpro a Marcos (Verde)? agora siendo cassada con el dicho Garçia Hernandes me puso pleito sobre ellas e digo que siendo biuda fue el dicho pleito y nos anvenimos en que el dicho Miguel de Trexo tomase las tierras y se obligase a darme trese doblas que (astaron?) y solo a pagado ochenta y siete Reales mando se cobre lo demás”.

Volviendo a nuestra tesis inicial sobre la ocupación de estas tierras, basta añadir a lo ya recogido en la entrada a este Blog Barranco y Lomo de Artazo, y asímismo en la entrada Maninidra, sin dejar de mencionar la interesante descripción que se hacía de la Dehesa de Prado de Pico Viento en siglos atrás:

«Tierras de Pico Viento. Por la parte que pertenece a Guía y Agaete linda con el Lomito de los Carniceros que mira a la "Joya" de las Escribanas, laderilla adelante a dar encima de un Caiderillo que está debajo de la Cueva del Poleo, el Barranquillo arriba a dar a una Degolladita del Camino de la Carrera, cogiendo por la Barranquera abajo a dar a la "Joya" de Vega, todo el Barranquillo abajo cogiendo un Barranquito arriba que sale a la Corona que dicen de Pico de Viento, cogiendo de dicha Corona a una "Joyeta" abajo a dar a un Barranquito, todo el Barranquito abajo cogiendo una cordillerita adelante a dar a un Lomito que dicen de los Carniceros.

Por la parte de Gáldar linda desde la Cueva de la "Joya" de Vega, el Barranco abajo, a dar a la Mina de Samarrita, a la Mina del Chorrito, lindando E con tierras del Maestro de Campo Cabrejas y don Juan Cabrejas, las veredas de las minas adelante al Lomo del Toscal, vereda adelante a dar a Peña amarilla de la Fuente a la boca de la mina y tierras de don Juan Antonio de Rojas, Barranquillo arriba a dar al morro del corral viejo donde están unos barbusanos, cogiendo la cordillera adelante a dar encima del morro del Tomadero, cogiendo un espigoncito abajo a dar a la Gambuesa de las Yeguas, la cordillera adelante a dar con tierras de don Diego Pineda, llegando a la Cancelilla que dicen de Pico Viento, la cordillera adelante lindando con tierras de Esteban González a dar al primer lindero donde comenzaba Guía.» (SUÁREZ GRIMÓN, 1978).

El territorio de Artazo (saucillodegaldar.blogspot-com)
El topónimo de la Hoya de Vega, vivo en la actualidad como Hoya de la Vega, por inserción incorrecta del artículo determinado, situada en la cabecera del barranquillo homónimo que aguas abajo es llamado Barranco del Agazal, creemos se debe a la propiedad de Pedro de Vega padre de la abuela Bastiana Mayor, o de su hermano Luis de Vega, cerrando así toda la extensión del antiguo lugar de Artazo.

Todo este territorio lindando al norte con la Hacienda de los Pineda (Hoya de Pineda) que mantuvieron sus pugnas con la familia Carvajal vinculada a los descendientes de Fernando de Guanarteme, que acabó con la muerte violenta de uno de ellos en el lugar de Cruz de Pineda. (Cruz de Pineda).

Imaginamos que los naturales que se reasentaron en este territorio sentían cierto elevado interés por él, sin que tengamos investigado y documentado lo que el mismo supuso para la etnia aborigen, desde la primera premisa de su ocupación posterior por la descendencia de la “nobleza” prehispánica.

Y desde la segunda premisa, sin dejar de llamarnos la atención que el antropónimo Artazo de la lengua aborigen así entendida por sus difíciles fonemas, es uno de aquellos que los tratadistas clasifican como “derivados”, formados con una voz prefijada en el idioma originario, que encontramos en otros antropónimos con función toponímica que siguen vivos en la isla o sumidos en las crónicas históricas, como lo son Arehucac, Arguineguín, Arinaga, Arteara, Artejevez, Artenara, Artevirgo, Artiacar, … y otros muchos iniciados con la primera vocal en que el prefijo fonético pudo ser escuchado incorrectamente, y que en opinión generalizada de los filólogos puede responder en su significado a “lugar de …”, “… de plantaciones” (REYES GARCÍA, 2011, Artaço [De ‘ăr-taẓẓut’] 22-abr-2013), y de algo más que en el caso de Artazo despertara sus sentimientos y sus maguas por las costumbres y prehistorias perdidas.

Localización (IDE Gran Canaria)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada