martes, 6 de mayo de 2014

COLORADO, ROQUE (ALDEA DE SAN NICOLÁS)



Situado en la costa más occidental de la isla, al sur del barranco de la Aldea de San Nicolás y de El Roque  donde se encuentra la cueva donde la tradición sitúa la ermita fundada por franciscanos mallorquines en el siglo XIV, que se supone lo fue bajo la advocación de San Nicolás de Tolentino, en el amplio territorio con un relieve abrupto conocido como Vallehermoso. El denominador común de toda la costa es de grandes acantilados de entre 100 y 200 metros de altura, penetrando en el mar en su extremo más septentrional la Punta del Agujero y en el meridional  la Punta de Sanabria, y a mitad de camino entre ambas el Roque Colorado de tan curioso relieve resultado de la erosión.
Costa de Vallehermoso (fotosaereasdecanarias-com)
Los grandes tajos y la humedad del mar que los vientos depositaban en los mismos, favorecían las presencia de líquenes, en concreto la orchilla (Roccella canariensis), muy apreciada desde los primeros siglos de la conquista y demanda por genoveses y venecianos que negociaban con ella para la obtención del tinte natural color púrpura. Ello dio lugar a la antigua presencia de orchilleros que colgados con cuerdas en los acantilados efectuaba la recolección de la misma, al igual que lo hicieron en el Andén Verde (Artenara).
 
Detalle de la costa y Roque Colorado (fotosaereasdecanarias-com)
El topónimo de Roque Colorado responde al cromatismo del sustrato volcánico formado coladas de basaltos, en determinadas zonas con disyunción lajosa que caracteriza el paisaje y haciéndolo poco transitable. Estas condiciones del territorio han condicionado la memoria colectiva de los lugareños creando topónimos en la línea de costa y en el interior que permiten su identificación, en algunos casos referidos a antropónimos, aprovechamientos, e inclusive a recursos que obligatoriamente tuvieron que utilizarse en cualquier momento de la historia, todos ellos creados con el único propósito de ayudar o advertir de las características del lugar.
 
El Roque Colorado (Wild Horses - Conociendo Gran Canaria)
Es así como vamos descubriendo de norte a sur topónimos de fácil interpretación. En la línea de costa La Lajilla clara referencia a esa disyunción lajosa de los basaltos caídos; Baticulo que como dice el DRAE referido al glosario marinero puede ser algún cabo grueso o una vela que alguien precisó para salir apuradamente del lugar: «1. Cabo grueso que se da en ayuda de los viradores de los masteleros. 2. Cangrejo pequeño que, en buenos tiempos, arman y orientan en una de sus aletas los faluchos y otras embarcaciones latinas»; y la Baja de Benítez donde ese perdido marinero de la historia, en el mejor de los casos, pudo haber encallado su embarcación con la que pescaba.


Ya en el interior tenemos primero el Andén de Barriga, difícil camino que su trazado responde a la tercera acepción que nos aporta el DRAE «Comba que hace una pared» que añade más dificultad todavía; el barranco y degollada de las Gambuesillas, donde los pastores construyeron sus corrales con muros de piedra; el Lomo de los Orchilleros por donde nuestros arriesgados artesanos llegaban hasta los acantilados; el Andén Ancho porque los restantes eran estrechos; recuerdos de personajes perdidos en el tiempo como Montañeta de Maria del Pino y Lomito de Cha Pepa, la última con ese especial tratamiento derivado del honor de "tía" por sus teóricos conocimientos; la Cañada del Humo, referencia toponímica isleña debida a la presencia de brumas en el lugar; y por último, Los Verechuelos,  claro calificativo para una vereda que complementan con el sufijo "-uelo, la" (Del lat. -ŏlus), que como recoge el DRAE lo es por pequeña «1. suf. diminutivo. Arroyuelo, locuelo, bellacuelo. A veces toma las formas -ecezuelo, -ezuelo, -zuelo. Piecezuelo, pecezuelo, jovenzuelo» o porque no es agradable de andar «2. suf. Algunas de las palabras formadas con estos sufijos tienen valor despectivo. Mujerzuela, escritorzuelo».
 
Mirador del Balcón (Hans Chr. Davidsen)
Componen en su conjunto todo un código informativo para el lugareño que transita por estos lugares, fácil de entender y difícil de olvidar. Es como la señales de tráfico para el conductor de hoy, que si se conocen te advierten de los peligros que acechan al conductor.

Y para todo el conjunto, y no porque se trate precisamente de lo que entendemos por un valle, la visión idílica de aquel primigenio ecologista amante de la naturaleza que supo captar en su pensamiento la inigualable belleza de un territorio agreste con un relieve discontinuo y quebrado que bautizó como Vallehermoso.
Localización (Espacios Naturales de Gran Canaria)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada