viernes, 15 de marzo de 2013

CORTADORES (MOGÁN)

Actualización: 2013/06/22 
Topónimo con el que se conoce un amplio espacio rústico entre los cauces del barranco de Arguineguín y del barranco de Tangüingue, que identifica también el Andén, las Cuevas, el Llano y la Degollada
 
Cuevas (Patrinet)


Las conocidas como Cuevas de Cortadores son un conjunto arqueológico que según la ficha de PATRINET está formado por una quincena de cuevas naturales de diferentes dimensiones, que se concentran en su mayor parte en el andén más cercano a la cima del lomo. En los otros dos andenes encontramos en total 3 cuevas.

En general son cuevas acondicionadas con muros de piedra seca de cerramiento y de contención, permitiendo estos últimos nivelar las superficies tanto al exterior como al interior de las cuevas. Su funcionalidad es básicamente habitacional, aunque no se descarta otra función en algunos casos. Presentan signos de reutilización por parte de pastores y agricultores que trabajaban las terrazas próximas.
Llano (caminosdecanarias-blogspot)

Se trata un antro-topónimo que alude a uno de los oficios con mayor presencia en los protocolos desde el siglo XVI en adelante. Los "cortadores" eran «los encargados de ir a busca la leña para los ingenios azucareros, ya fuera en los bosques o barrancos de la isla, y para lo cual era imprescindible contar, en cualquier caso, con licencia del cabildo. La licencia especificaba el lugar en el que se podía talar o cortar, así como el tiempo durante el que estaba permitido el corte. Algunos cortadores se obligaban también a iluminar los caminos para que los acarreadores pudiesen coger la leña, situada por lo cortadores en lugares conocidos, los "lances"» (LOBO CABRERA, M. Y OTROS: Los usos de la madera: recursos forestales en Gran Canaria en el siglo XVI, Las Palmas de GC, 2007).

Andén (caminosdecanarias-blogspot)
Dice también dicha fuente que «Algunos cortadores utilizaban como mano de obra a esclavos y criados, lo que nos indica la dureza del trabajo. Además de esto, también encontramos que en ocasiones los trabajadores libres que contratan estos trabajos son  mulatos o moriscos ...».


De las costumbres toponímicas se infiere que este lugar se enmarcaba en tierras baldías de realengo cuyos bosques fueron aprovechados para la extracción de la madera por autorización concedida por el Cabildo General o Ayuntamiento único. Debe deducirse que la tala de árboles y arbustos debió haber sido extremada, produciendo la desaparición de todo tipo de vegetación por las señas que se dan en el siglo XIX cuando se produce su privatización por la crisis económica del Estado.


Barranco de Tangüingue (caminosdecanarias-blogspot)

«El notable incremento de la deuda pública registrado en España desde que Carlos III puso en circulación los titulados vales reales como consecuencia de las dificultades financieras de la Corona, agravado con los nuevos créditos contraídos por la guerra de la Independencia y la emancipación americana, obligó a tomar como solución para acudir a su extinción la venta de bienes baldíos y realengos. Estas ventas o repartos quedan regulados por la Real Orden de 31 de diciembre de 1829» (SUÁREZ GRIMÓN, V.J.: La propiedad pública, vinculada y eclesiástica en Gran Canaria, en la crisis del antiguo régimen, Las Palmas de GC, 1987).


Se produce entonces en la isla una la venta de unas 8.000 fanegadas de baldíos, aproximadamente unas 1.000 en la montaña de Doramas, y las restantes en el sector suroeste de la isla, que reportarían recursos por 543.149 reales de vellón, mediante el establecimiento de un canon de 3.836 r.v. Las únicas excepciones en las ventas de baldíos fueron las del Brigadier Ruperto Delgado y su suegro el General Morales, que con las mismas el Estado salda el crédito que tenía contraído con los mismos. El General Morales recibiría el que llamaría Cortijo de San Fernando en la montaña de Doramas y su yerno el Brigadier tierras en esta parte de la isla, si bien después adquiriría otras que llamará Cortijo de Santa Cristina, también en la montaña de Doramas.
Degollada (caminosdecanarias-blogspot)

El 15 de diciembre de 1855 el Estado vende para amortizar la deuda pública a Ruperto Delgado, Brigadier y  Gobernador Militar de la isla 2.737 fanegadas y 9 celemines que comprende Molinos Llanetes de Montaña de Tauro y Cortadores, todas en Mogán.  De las 1557 fanegas de los Llanos de Cortadores no se valoran 505 por ser laderas y riscos inútiles sin vegetación.

Dice la anterior fuente que esta «baja estimación se debe no sólo al carácter de baldíos, sino también a las escasas posibilidades que por su mala calidad ofrecen para el aprovechamiento agrícola», información que acredita el cambio operado en el territorio por la acción siglos atrás de "Los Cortadores" que dieron origen al topónimo y supuso con su extremo aprovechamiento la desaparición de la vegetación dejando los espacios "pelados" como entonces se decía, con el único "adorno" de algún que otro árbol y grandes tabaibales.


Localización (Espacios Naturales de Gran Canaria)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada