viernes, 15 de febrero de 2013

APUPÚ, PUNTA DEL CERRO DEL (S. BARTOLOMÉ DE TIRAJANA)

Actualización: 2013/06/14
Topónimo con el que se conoce un cerro y su punta situado al naciente del barranco de Fataga, entre la Mesas del Corralillo y la Mesa de la Sabinilla, conformando un interfluvio entre el barranco del Cañizo y la Cañada de los Pajaritos. Nos encontramos en un amplio territorio donde concurren las elevaciones características del relieve meridional grancanario que aquí llamamos lomos, mesas y morro y que conforman los interfluvios de barrancos y antiguas cañadas que siglos atrás llevaban las aguas de la antigua Sierra al mar siguiendo la coincidente dirección Norte-Sur y erosionando el viejo relieve. 

 
Apupú (avesencanarias-blogspot)

Al margen de la belleza del territorio más antiguo de la isla, probablemente lo más notable de este morro sea el propio topónimo, exactamente un zoo-topónimo que guarda relación con el popular Apupú, ave incluida en el catálogo  de Especies Amenazadas de Canarias, como amenazado de desaparición está también su popular que en esta isla recibe de "Apupú".

Generalmente conocida como "Abubilla" (Upupa epops) es un ave del que Viera y Clavijo (VIERA Y CLAVIJO, J.: Diccionario de Historia Natural de las Islas Canarias, Madrid, 1982) destaca que «Su mejor distintivo es el de una hermosa cresta, compuesta de una doble fila de plumas de dos pulgadas en forma de garzota que voluntariamente levanta. Estas plumas son de color rojillo, y todas rematan en una mancha negra. La cabeza, cuello y pechuga son casi del mismo color rubio. Las alas están taraceadas de listas largas, blancas y negras; lo demás del cuerpo es de un blanco parduzco».

 
Ortofoto del morro (Google earth)

La condición religiosa del celebrado autor le redomienda decir de la "voluntariedad" para desplegar su moño, cuando obedece biológicamente al cortejo sexual o cortejo nupcial del comportamiento animal cuando el macho busca apareamiento con la hembra, de coloración algo más apagada que el macho. Su época de reproducción es desde abril a julio, con una puesta de 6-7 huevos en un nido construido en agujeros de árboles y en muros cerca del suelo, del que no limpia los excrementos y desprende mal olor, se cree como protección frente a sus depredadores. La hembra anidada pueden defenderse lanzando un líquido maloliente que produce en una glándula situada en la base de la cola.

Está provista  de un pico largo y curvado que le permite perforar la tierra en busca de gusanos y larvas de insectos en los que basa su dieta. Su  hábitat es de zonas abiertas de clima cálido y seco, de escasa vegetación, con suelos blandos que le permiten su sustento. Su vuelo, que destaca por el color blanco y negro de sus alas, lo realiza en tramos cortos posándose siempre cerca del suelo. 

Apupú con su moña desplegada (aves-silvestres-blogspot)

De los distintos nombres que recibe este animal en península y en Canarias, e inclusive en otras lenguas, se da el denominador común que todos ellos responden a una onomatopeya, es decir se inspiran o interpretan el sonido que emite con su canto, lo que ha motivado los más diversos estudios fonéticos y morfológicos:

«Se ha discutido bastante sobre la etimología de abubilla; según unos investigadores la forma castellana deriva de la latina UPUPA y, según otros, es una creación onomatopéyica romance. En lo que todos están de acuerdo es en tomar UPUPA como onomatopeya. Para Alonso de Falencia "dize se vpupa por el son de su boz". García de Diego registra UP y PUP como onomatopeyas de la voz de la abubilla, de donde "se formó en latín su nombre UPUPA, que ha sido heredado a veces con cambios fonéticos, pero que generalmente ha sido deformada por la onomatopeya viviente". Creación paralela a UPUPA es ULULA 'buho', y el griego epof 'abubilla'» (ACHÚTEGUI, C., ALBALÁ, P. Y RODRÍGUEZ-PONGA, R.: "Los nombres de la «abubilla» en los Atlas Lingüísticos españoles", Archivo de Filología Aragonesa, nº 34-35, 1984)

 
Nido de Apupú (faunanaturaleza-blogspot)

En las demás islas del Archipiélago es conocida como "tabobo" voz que se estimaba era un "guanchismo" aborigen; Viera y Clavijo interpretó como variante de otra ave de La Gomera llamada "tahoce"; y otros menos eruditos han creído que tal nombre se le daba por ser "ta-bobo = ave poco inteligente". No era así, era una corrupción del "abobito" de "abubilla":

Desde abobo se generó el tabobo, que indujo al error de Wölfel. Es, con mucho, la forma más difundida por todas las Islas, pues, aparte su frecuencia numérica, aparece en todo el Archipiélago, salvo en Gran Canaria y el Hierro. Que tabobo no se puede separar de abobo, como éste tampoco de abobito y, a su vez, éste de abubilla, parece evidente, pero ¿y la t- o tu-?.

En efecto, las voces bereberes pueden tener t- (prefijo de femenino) y a- (prefijo de singular), pero tampoco es éste el primer caso en que una voz románica se presenta con formantes extraños a su condición (y recordemos falsos arabismos empezados por al-): tarozo por carozo, tarsuelo por orzuelo podrían ser ejemplos que unir al que ahora gloso.(...) Queda una última cuestión antes de proseguir: las formas castellanas proceden del latín upupa, y este simple hecho nos sitúa ante un claro caso de "onomatopeya desvirtuada por deformación", según la terminología de García de Diego, que ejemplifica, precisamente, con !as siguientes palabras: "el lat. upupa -abubilla- ofrecía sentido onomatopéyico, que lo perdió en el castellano abubilla (ALVAR LÓPEZ, M.: "Tabobo. Un falso guanchismo en las designaciones de la abubilla", Anuario de Estudios Atlánticos, nº 27, 1981).

 
Con una larva en su pico (aves-silvestres-blogspot)

En la voz APUPÚ que damos en este isla y que no está recogido como canarismo (ACADEMIA CANARIA DE LA LENGUA: Diccionario Básico de Canarismos, Sta. Cruz de Tenerife, 2010), los recuerdos de la niñez confirman que nuestra expresión es una onomatopeya de su canto. Es inolvidable aquel pareado que entonábamos cuando veíamos uno:


Apupú, apupú,

culo blanco, culo azul

apupú, apupú,

es así como cantas tú.



La abubilla que en la provincia de S.C. de Tenerife llaman "tabobo", en Aragón la conocen como "gurgute", en Galicia "bubela", en Valencia "palput" asociándola al pene masculino, en Murcia "parputa", en Cataluña y Baleares "puput",  y en León como "budibilla", es en esta isla conocida con la voz "Apupú" que tiene similitudes fonéticas a la de otros lugares: «En efecto, en Canarias hay variantes con p y vocal apupú/alpupú que han de relacionarse con otras, como el salmantino pupa, el gallego de Pontevedra poupa, el portugués de Olivenza poipa o el portugués común poupa, que remontan a formas latinas sin diminutivo. También en Andalucía (pueblos onubenses fronterizos con Portugal, ALEA 415), y en algún pueblo de Badajoz, se recoge el lusismo popa, lo que vendría a unir ciertas formas canarias con otras occidentales, según ocurre tantas y tantas veces» (IBÍDEM).

Cabe la conclusión que la voz onomatopéyica "Apupú" que usamos los grancanarios se aproxima mucho a ese repetido canto del ”up-up-up” que determinó el nombre científico "Upupa" epops", del que después surgiera  el diminutivo de "abubilla" (COROMINES, J.: Breve diccionario etimológico de la lengua castellana, Madrid, 2011), argumento más que suficiente para rescatar y reivindicar su uso en nuestro habla sin temor a pecar de vulgarismo. 



Localización (Espacios Naturales de Gran Canaria)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada