domingo, 25 de marzo de 2012

ADEJE, VUELTAS DE (SANTA LUCÍA DE TIRAJANA)

Actualización 1-nov-2016
Topónimo con el que se conoce el territorio pastoril y montañoso más septentrional del municipio, junto a los riscos de la antigua Sierra, las actuales Cumbres de la isla. Son claros los indicios de su histórico aprovechamiento por donde discurría el camino Real que unía el Lugarejo de Santa Lucía con los altos del barranco de Guayadeque, a través de las Vueltas de Adeje, los Cascajales y la Calderilla, muy utilizado para la trashumancia de los ganados de cabras y ovejas en busca del pasto verde cuando llegaba el estío del verano.


Montaña de Adeje Gran Canaria (Patrinet)
Sorprende la antigua denominación de "vueltas" a un quebrado camino que va serpenteando, lo que hoy entendemos como andar en zigzag, para salvar el ascenso/descenso en un territorio montañoso, al que hemos de añadir el inconveniente del sustrato calizo erosivo, que por las señas que se documentan a continuación eran del tiempo de los aborígenes, es decir, de la prehistoria de la isla de donde se le llaman "viejas", circunstancia que nos aproxima a un tránsito obligado por estos parajes en aquellos tiempos.

Sobre el origen del topónimo primero hemos de destacar la mención del lugar en el repartimiento solicitado por Pero de Mendoça el 19 de diciembre de 1554, cuando al describir las tierras que pide dice:

«un pedazo de tierra que es en el termino de Tirahana en que podrá aber quarenta hanegadas de tierra de probecho poco mas o menos que son desde el barranquillo de la Fortalesa del Lugarejo el barranquillo abajo hasta la açequia e canales por donde pasa el agua del dicho Lugarejo e de ay adelante a dar a la Hoya que dizen de la Sebada e serca della e deay por debaxo de la dicha çerca cortando por el canto de debajo de la dicha çerca a dar al barranquillo que dizen de San Luzia e Higueral e alindan las dichas tierras por la banda de arriba con los Riscos de las bueltas biejas de Temysas e por el lado de arriba con el barranquyllo de la dicha Fortalesa …» (RONQUILLO RUBIO et AZNAR VALLEJO, 1998, p. 590).  

Las curiosas vueltas del camino aborigen en Adeje (Google Earth)
Ha de advertirse la clara referencia a “los Riscos de las bueltas viejas” que alude directamente a lugares con asentamientos de aborígenes, topónimo que luego evolucionaría con la adición del término Adeje, que se proyecta también sobre el territorio que rodea a las Vueltas, que denota la existencia de algunos paralelismos parecen darse en Gran Canaria con los topónimos de los nueve menceyatos de la isla de Tenerife, y particularmente con Taoro, Tegueste, Anaga, y Adeje, como lo es en este caso. Del primero, lo tenemos en la antiguo voz del actual Tauro; el segundo, lo encontramos en un pago de Gáldar cerca de la Hoya de Pineda; tenemos después las Cuevas de Anaga en el barranco del Pinar de Moya; y por último este de Vueltas de Adeje. Todos ellos guardan relación con los aborígenes deportados de la isla de Tenerife a Gran Canaria (BETANCOR QUINTANA, 2003).

Al margen de que estos territorios y menceyatos de Tenerife fueron conquistados y dominados por Alonso Hernández de Lugo, que conoció de estas tierras y luego volvió ocasionalmente a ellas, algunas fuentes hablan de la presencia  en esta isla de guanches de Tenerife que fueron deportados y obligados a asentarse aquí.

Corral (Fedac)
Concurren en estos casos algunos paralelismos, al encontrarse en ellos yacimientos arqueológicos de singular importancia, como lo son los que han llegado a nuestros días de Tauro y el Adeje grancanario. Del primero de Tauro, de su yacimiento nos ocupamos en su entrada y destacan los arqueólogos que son de notable importancia.

En el caso de las Vueltas de Adeje, la ficha arqueológica de Patrinet localiza en la montaña homónima un conjunto de cuevas naturales y artificiales de habitación y funerarias, integrado por más de 45 unidades. El primer grupo se emplaza en la vertiente, agrupando varias cavidades de diferentes dimensiones y morfologías, de las que varias se encuentran completa o parcialmente sepultadas, por los desprendimientos. Algunas de la cavidades artificiales presentan silos excavados en el suelo y en las paredes.

En dos cuevas artificiales de pequeñas dimensiones muy próximas entre sí, se localizan también abundantes cazoletas, de entre 10 y 20 cm. de diámetro, que se unen mediante canales. En una de ellas de  planta irregular, en la pared del fondo se contabilizan unas 12 cazoletas. También próximo a la cima del conjunto se localiza una plataforma de toba en la que también se identifican cazoletas y canales y en la pared contigua de la citada plataforma se documenta una estación de grabados rupestres de motivos geométricos.

Cuevas del Adeje grancanario (Patrinet)
En la vertiente noroeste se localizan diversas cuevas naturales dedicadas a sepulcro, parte de ellas sepultada por los intensos fenómenos de desplomes que afectan a la unidad de acogida.  Su grado de fragilidad y estado de conservación es medio por la alteración que significa los intensos episodios de desprendimientos que afectan a las cavidades y con menor significación la reutilización histórica de este espacio.

Integran el conjunto estructuras de piedra de cuatro construcciones alineadas en un eje norte-sur, compartiendo parte de sus muros, localizadas bajo un gran solapón natural. Las construcciones están constituidas básicamente por un doble paramento de piedra seca relleno de cascajo de dimensiones pequeñas, con muros bastante regulares de dimensiones medias de en torno 1,25 metros de ancho, 0,7 metros de altura conservada y casi 8 metros de largo. Las bocas de acceso a las estructuras se encontraban en el momento del informe completamente derruidas y su interior casi completamente colmatado por las piedras.

Observemos ahora los paralelismo que se dan en el yacimiento de la montaña conocida por Torre del Conde en Tenerife, a partir de la ficha arqueológica para el expediente de delimitación del entorno del "Bien de Interés Cultural" con categoría de Zona Arqueológica (atan-org/patrimonio, diciembre 1999).

Torre del Conde de Adeje - Tenerife (laspain-com)
«... en el lado de Adeje, las unidades arqueológicas se distribuyen por la base de la montaña: entre Morro Meceño y Morro Negro, donde se localiza una serie de yacimientos bien conservados, de gran interés científico y patrimonial.

Se trata de una estación de grabados rupestres catalogada en la Carta Arqueológica de Adeje, una cueva sepulcral y dos pequeños grupos de cabañas. En cambio, por el lado de Arona, la distribución está ordenada, de manera que los yacimientos más numerosos, las estaciones de grabados rupestres, se alinean en los diques fonolíticos exhumados a los pies de la ladera del Roque del Conde, desde Risco Bisechi, hasta media ladera, donde quedan interrumpidas por una banda intrusiva de tobas pumíticas. Estas son prolongación de las estaciones del Barranco del Rey, lo que en conjunto delimitarían por el lado de poniente el conocido Valle del Ahijadero. Próximo a las estaciones se registran construcciones que pueden ser asimiladas como fondos cabaña, no todas con el mismo grado de conservación.

Por el noreste, se suceden tres grandes estaciones de cazoletas y canales, entre las que destaca la de Los Frailitos, por ser una de las de mayores dimensiones de la isla y contar con una compleja trama de canalillos asociados a variedad de cazoletas. Las tres están en perfecto estado de conservación ».

Es oportuno aclarar que la  partición de la isla de Tenerife en nueve reinos entre 1442 y 1453 es a partir del reino único de Adeje (ÁLVAREZ DELGADO, J. (1985). "La división de la isla de Tenerife en nueve reinos", Anuario de Estudios Atlánticos, núm. 31. Las Palmas de Gran Canaria: Ed. Cabildo de Gran Canaria, 61-132). Y por último, volver a reseñar las coincidencias que se dan en los yacimientos arqueológicos de iguales topónimos en Gran Canaria y Tenerife: poblado de montaña, cuevas de habitación, cuevas sepulcrales, grabados rupestres, además de cazoletas y canales. Probablemente algo más tuvieron en común sus moradores.

Localizacíón (IDE Gran Canaria)





No hay comentarios:

Publicar un comentario