miércoles, 20 de junio de 2012

JUAN, RISCO DE SAN (LAS PALMAS DE GC)

Topónimo que identifica el risco histórico a partir del risco de San José hasta la rampa sur del barranco Guiniguada. Es por tanto uno de los asentamientos que conformaban los antiguos Riscos de la Ciudad, que en este caso tomó su nombre de la advocación de la ermita a este santo.

El Risco (rosagrancan-blogspot)
Ermita (marilenita-wordpress)
Por el año 1660 en los límites del amurallado casco antiguo de Vegueta se localizaba esta modesta, bella y recoleta ermita, de una sola nave y rematada por una espadaña de sillena, situada en la actual calle Real de San Juan, es la petición para su construcción por la fundación de la capellanía llevada a cabo ante el Cabildo Catedral el 1 de febrero de 1662, mandada por Juan González Boza, canónigo de la Catedral.

A su fallecimiento el 8 de marzo de 1693 encomendaba a los padres dominicos del convento de San Pedro Mártir, actual iglesia de Santo Domingo, la erigieran y dijeran misas, nombrando patrones al Regidor de la Isla Francisco de Matos y a su esposa Leonor de Coronado y Boza, sobrina de dicho canónigo. El retablo mayor está presidido por una Virgen de la Antigua de Pedro Camprobín, taller de Sevilla del siglo XVII.

El Risco (Nacho Oramas)
El Risco de San Juan ya es mencionado en el siglo XVII por la representación cartográfica de Pedro Agustín del Castillo. Incluye todos los históricos «riscos» de San Lázaro, San Nicolás, San Roque, San Juan y San José, que representan suburbios históricos de peculiar pintoresquismo, lugares donde vivían los artesanos y la clase más humilde en viviendas autoconstruidas o casas-cueva.

El Risco en 1926 (F Baena - Fedac)
A su alrededor, siguiendo las señalizaciones cartográficas de Pedro Agustín del Castillo de 1686, como antes se decía, se disponen unas escasas viviendas. Son los albores del caserío del risco de San Juan, aún intramuros, es decir, dentro de la muralla de la Ciudad.

El asentamiento de población en San Juan fue lento hasta los siglos XIX y XX, teniendo además en cuenta el olvido que padeció la isla de la Corona Castellana y los continuos ataques de piratería abanderados como corsos por distintas monarquías europeas.

Retablo (estodotuyo-com)
De hecho aparte de la zona alrededor de su ermita y la ladera baja, el interés por el risco se situaba, hasta ese siglo, más en los aspectos estratégicos y militares. Comienza a poblarse de un hábitat tipo "troglodita" aprovechando las cuevas naturales diseminadas en la ladera y, posteriormente, de casas humildes y viviendas bajas.

Como se ha dicho anteriormente, la población es la típica de los Riscos, constituida por familias de origen humilde como criados, arrieros, artesanos pobres, jornaleros, costeros y pescadores, descendientes de migraciones interiores, de esclavos y población marginal.

Procesión de san Juan (riscodesanjuan-webpin)
La procedencia de esta población era del interior de la isla, así como de las islas de Lanzarote y Fuerteventura, inmigrantes que en todo caso, acudían a la ciudad huyendo de difíciles coyunturas, sequías y hambrunas, o para enlazar con la emigración hacia América.

En gran medida se trataba de un proletariado rural que llegaba a la ciudad en busca de unas mejores condiciones de vida.


Calle Real de San Juan (Google earth)
El acceso más tradicional al Risco está en el extremo oeste del barrio de Vegueta, en el inicio del Paseo de San José. La vista se eleva para seguir el serpenteante camino de callejuelas que suben por un abigarrado cuadro de casas y fachadas.

Adentrándose por la calle Real de San Juan, se encuentra la bella ermita. En esta parte, la separación entre el barrio de San Juan y el de San José es apenas inexistente, aunque podría trazarse una línea en zigzag que sube por las siguientes calles: San Vicente de Paúl, continuación por TajinasteBajamar y Chano Bartolo, donde ya parece tocarse el cielo después del grato esfuerzo.

El Risco (rosagrancan-blogspot)
Es un andar de estrechos callejones, tortuosas y pendientes escalinatas que se adentran en las apiñadas viviendas del interior del caserío.

Son restos testimoniales de "portones", edificaciones, generalmente en torno a un patio o amplio pasillo, compartidas por varias familias. Atravesando la zona de más reciente edificación, entre cemento y grandes alturas, se llega a la cima de la loma donde se asienta.

Batería de San Juan (Fedac)
La complejidad del asentamiento poblacional que le ha dado ese indiscutible pintorequismo se aprecia en la vuelta del camino por el extremo norte, donde se pasa del abigarramiento de la loma a casas con apariencia de cubo y a otras construcciones más antiguas, que posiblemente fueron terreras.

Batería de San Juan (Jaime O'Shanahan - MDC)
En cuanto a su interés estratégico para la defensa, conviene aclarar que la que fue conocida como Batería de San Juan, donde se situó un gran cañón que defendiera la Ciudad en esta parte de la costa naciente, se ubicó más al sur de este barrio, concretamente en el risco de San José, con quien comparte unas indefinidas fronteras.

En la actualidad, la mejora en las condiciones de habitabilidad, y sobre todo las vistas de la Ciudad a sus pies, lo han convertido en un lugar apetecible para vivir y para que sus vecinos le den el sobrenombre de la Vegueta Alta.

Localización (Espacios Naturales de Gran Canaria)

No hay comentarios:

Publicar un comentario