jueves, 24 de mayo de 2012

DORAMAS, CUEVAS DE (MOYA)

Entre los poblados prehispánicos del barranco de Azuaje cabe destacar el conjunto de cuevas habitacionales llamadas Cuevas de Doramas, al abrigo de un enorme solapón rocoso, al que se llega por el acceso al caserío de su nombre desde la carretera de Moya - Fontanales (GC-075).

Estas cuevas están situadas en la ladera del barranco, antes de llegar al ya histórico Balneario del mismo nombre y próximas a un antiguo camino que conducía del Caserío de Doramas al lugar de Guadalupe, donde se supone estuvo la antigua ermita que levantara en 1541 Alonso de la Barrera y que resultó destruida por un temblor de tierra.

Interior cueva (Nélida Darias - acincopuntoseis-blogspot)
Algunas de estas cuevas están excavadas de forma artificial, y han sido ocupadas y reutilizadas para viviendas y alpendres, con muros de cerramiento y puertas.

Lo que se ha transmitido a lo largo de los siglos es que estas cuevas fueron la residencia del caudillo Doramas, y a partir de ahí surgen todas las leyendas sobre las mismas. El caudillo Doramas encontraba en la selva de laurisilva un refugio natural para él y su ejército, y desde allí organizaba salidas para atacar a sus conquistadores.

Exterior cuevas (Nélida Darias - acincopuntoseis-blogspot))
Según las crónicas, era Doramas un guerrero valiente y genial, por eso lo honraron, en su muerte gloriosa, vencedores y vencidos, como el último de los canarios. Con él acaba y desaparece aquella constancia y resistencia invencibles con que se lo define.Agustín Millares lo describía así:
Las Cuevas (Marta L Vidal García)
«… Entre la clase despreciada y envilecida de los villanos, había nacido un hombre de carácter osado y emprendedor, de hercúleas fuerzas, de grande agilidad, y de genio guerrero y político a la vez. Este hombre se llamaba Doramas.

Cuando llegó a la edad de la razón, y se encontró desheredado de los beneficios que disfrutaban otros hombres inferiores a él en cualidades morales y físicas, comprendió que con valor y perseverancia podía él mismo enmendar esta injusticia social, tanto más, cuanto que, en el período de perturbación que atravesaba la isla, las divisiones de raza iban a desaparecer ante la igualdad que establece siempre una desgracia inevitable y general...».

Localización (Espacios Naturales de Gran Canaria)


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada