miércoles, 23 de mayo de 2012

DEHESA DE TAMARACEITE, LA (LAS PALMAS DE GC)

Actualización 3-abr-2016.
El término “dehesa”, de la que el DRAE da el significado de «1. f. Tierra generalmente acotada y por lo común destinada a pastos», etimológicamente  tiene su origen en «‘tierra destinada a pastos’, 924. Del latín tardío DEFENSA. ‘defensa’, en la Edad Media “prohibición”, porque la dehesa está comúnmente acotada» (COROMINES, J.: Breve diccionario etimológico de la lengua castellana, Madrid, 2011).

El topónimo lo encontramos documentado en los repartimientos, cuando el 30 de octubre de 1551 el licenciado y regidor Françisco Perez Despinosa pidió y el Cabildo General acordó «… que quando de aquí adelante se oviere de sembrar la dehesa de Tamaraçayte se le de e rreparta para que el dicho señor liçenciado  siembre la tierra e dehesa que sembraron este año el dicho señor liçençiado y el dicho señor don Alonso Pacheco que es una hoya junto al barranco de Tamaraçayte e cabe lo de Gutierrez junto al camino lo qual se señala para que siembre para quando la dehesa se sembrare sin que sea visto perjudicar la dehesa ni que se quite della este pedaço de tierra. El señor Juan de Çiberio dixo que contradize este señalamiento e que protesta no sea en peruizio de la dicha dehesa que es conçejil ni que por esto sea visto apartarse la dicha tierra de la dehesa sino que se quede el dicho pedaço de tierra por dehesa como lo es …» (RONQUILLO, M. Y AZNAR VALLEJO, E.: Repartimientos de Gran Canaria, Las Palmas de GC, 1998).

Cantonera en Los Llanos (Fedac)
Después de lo dicho, este antiguo topónimo con el que hoy conocemos un reducido lugar del valle de Tamaraceite tiene su pequeña historia. En 1590 había llegado a la isla la Infantería y, por no habérsele dado alojamiento, se registraron algunos desórdenes y excesos. Para evitarlos, Felipe II consideró que el remedio estaba en darle alojamiento en las casas de los naturales de la isla, hasta que hubiese gente de guerra en ella.

A partir de esta decisión real, se inicia el litigio entre los cuarenta soldados que estaban de guarnición en esta isla y el Cabildo «… sobre el darle servicio y alojamiento…». Los soldados apelaron a la Audiencia, que resolvió se les alojase entre los vecinos de la Ciudad. El Cabildo, para redimir a los vecinos de las vejaciones que se les ocasionaban, tranzó ofertando la entrega del usufructo de esta Dehesa y unas casillas junto a la iglesia de los Remedios, según escritura que otorgaron los regidores, el capitán Antonio Lorenzo y Tomás Pinello el 20 de octubre de 1600.

Las casillas de los Remedios, aproximadamente donde hoy está la calle de San Pedro, se las llevó la crecida del barranco de Guiniguada en 1615 y, ante la nueva reclamación de la Infantería, se resuelve que el Cabildo pague 50 ducados por dichas casas, señalados sobre las rentas de “guaniles y abejeras salvajes”. A pesar de las demandas, del poco trabajo de la Infantería y de que todos eran ya vecinos, esta mantuvo su disfrute hasta mediados del siglo XVIII y las rentas de la Dehesa, los 50 ducados y el beneficio fueron secuestrados por los Comandantes Generales.

Acequia (Fedac)
A partir de 1775, la Dehesa se saca a remate en renta ente los vecinos del lugar, momento en el que sus rentas ya eran percibidas por el Cabildo. En el momento de su subasta comprendía cuatrocientas cincuenta y una fanegas y diez celemines de tierras labradías y eriales, de regadío y sequero, reseñándose sus linderos como sigue: «… lindaba por arriba con el Camino que va a San Lorenzo hasta dar a las tierras de Urquía, cogiendo el Barranquillo abajo a tomar el Barranco de Tamaraceite y volver al Camino Real que viene a la Ciudad...».

Dada su extensión, las tierras fueron divididas para el subarriendo en suertes. Abarcaba lugares como: Lomo de los Dragos, Hoya Andrea, la Herradura, Lomo de las Garrapatas, Cuesta Blanca, Pedregal, los Llanos, el Deviso, Lomo de los Regidores, el Barranquillo, La Zarzuela, Mesta Chiquita, el Tablero, la Cobranza, el Fraile, etc.

Fincas abandonadas en la Dehesa (Fedac)
Debido a los gastos causados en la guerra con Inglaterra y la insuficiencia de los donativos voluntarios para la manutención, sueldos y vestuarios de la tropa, se acuerda el 5 de enero de 1809 su venta para sufragar los gastos de la tropa y otras urgencias o deudas. Después de la valoración por los comisionados del Cabildo, respetando la división en cincuenta y seis suertes que estaban ocupadas en régimen de arrendamiento por otros tantos vecinos de San Lorenzo, concluidos los remates de la puja, el de 16 de febrero se autoriza a otorgar las correspondientes escrituras de venta a los particulares, proceso que se alargó hasta la mitad del siglo XIX por la disolución del Cabildo General en 1826 y por las reclamaciones habidas.

En la actualidad con el topónimo de la Dehesa  son conocidas las tierras al Sur de la autopista Túneles Julio Luengo-Agaete (GC-002), aproximadamente junto al enlace de entrada y salida a San Lorenzo y Tamaraceite, y se mantienen algunos de los topónimos antiguos en que fue dividida en suertes la Dehesa para su subasta.

Localización (Espacios Naturales de Gran Canaria)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada