domingo, 20 de mayo de 2012

CURA, BARRANCO Y PLAYA DEL (MOGÁN)

Este topónimo identifica a una playa y a un barranco que desagua en la misma, situados al Sur de la isla. Son inexistentes las referencias documentales del mismo de donde puede suponerse que surgió avanzada la segunda mitad del siglo XX. En la Geografía General de las Islas Canarias (BRAVO EXPÓSITO, T., Sta. Cruz de Tenerife, 1964) cuando el autor describe las cuencas entre Tauro y Taurito donde la playa se encuentra, dice textualmente: « Están constituidas por los barrancos de Tocina, que nace en los Llanos de Gamona; el Barranquillo de Los Frailes que nace en los Llanos de Tocina (occidentales) y el Barranquillo del Medio Almud. Desagua entre la Playa de Tauro y la Punta de los Frailes».


Nos dice correctamente el autor de dos barranquillos, identificando el segundo tal cual en la actualidad es conocido, pero al primero lo llama de Tocina, identificando correctamente su lugar de nacimiento en los Llanos de Gamona. El topónimo Tocina aparece tamibén localizado cerca de la Cueva de las Niñas, que se ubica al oriente del barranquillo, lo que justificaría que entre paréntesis indicara que es la Tocina occidental. Este nombre se corresponde con el de un pueblo sevillano, lugar de donde procedían muchos de los conquistadores y dispone de una entrada a este Blog.

Playa del Sur en 1960 (Francisco Rojas - Fedac)

Es de suponer que el nuevo topónimo del Cura surgió con posterioridad, a partir de popularisarse la costumbre de hacer excursiones a las playas del Sur, y en particular con el recato de los religiosos de tomar baños de mar en lugares algo distantes y poco frecuentados, separados de los excursionistas a los que acompañaban, creando así los lugareños el topónimo de playa o charco del cura, de los tantos que se encuentran en la costa, y que aquí se da al solapón, al peñón a la playa, y al barranco que en ella desagua.

En la isla existen una larga relación de topónimos relacionados con los "curas" y así nos encontramos muchos y en lugares distintos. En Agüimes: Umbría del Cura; en la Aldea de San Nicolás: Cadenas del Cura, Laderón del Cura y Mareta del Cura; en Artenara: Bocado del Cura, Morrete del Cura y Peñón del Cura; en Firgas: Hoya del Cura; en Moya: Casa del Cura; en Las Palmas de GC: Lomo del Cura en San Bartolomé de Tirajana: Casas del Cura y Huerto del Cura; en Tejeda: Lomo del Cura; en Valsequillo: el Cura de la Montaña; en la Vega de San Mateo: Tanque del Cura; y en Mogán donde está de la que hablamos, Hoya del Cura al poniente del barranco de Veneguera. Como puede apreciarse todos estos topónimos tienen el deminador común de que pudieron haber sido de propiedad como bienes privados de el Cura.

En el caso concreto del que tratamos, tanto la playa como el barranco son bienes públicos, por lo que no pudieron ser nunca propiedad de el Cura, y en consecuencia el topónimo surge por alguna particularidad presencial, que en este caso se vería reforzado por la próxima localización del topónimo de Los Frailes, más antigua que éste, pero que también tuvo un origen presencial.
 
Yacimiento Gamona II (Patrinet)
Como ya se ha dicho, el barranco nace a unos 675 metros altitud, al sur de los Llanos de Gamona, y desagua entre la Punta del Montañón y la Punta del Bufadero, discurriendo entre las cuencas de los barrancos de Tauro y de Taurito, siendo su recorrido en dirección Norte-Sur.

En los Llanos de Gamona, junto a un yacimiento aborigen, se encontró una gran laja con una de sus caras cubierta por una maraña de líneas incisas. Además, aparecieron grabados rupestres del tipo alfabéticolíbico-bereber.
Grabados (Patrinet)
El topónimo de los Llanos de Gamona ya aparece en la cartografía e la isla de Joseph Ossavarry de 1806 y está documentado, como se verá a continuación.

Sin embargo, el topónimo de este barranco no es mencionado hasta avanzado el s. XX y aparece documentado en la desamortización de las tierras que se había adjudicado el Estado por deudas, cuando el 19 de septiembre de 1871 son vendidas en la cabecera del barranco las ciento quince fanegas que habían salido a remate de una «Suerte de tierra montuosa y “arrifes” de mala calidad en el Llano de las Gamoneras, con cuarenta pinos y una servidumbre pública». Fueron adquiridas por José Antonio Betancor Rodríguez por 4.675 reales de vellón.


Localización (Espacios Naturales de Gran Canaria)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada