martes, 15 de mayo de 2012

CUARTERÍA DEL UNO (AGÜIMES)

Este topónimo que da nombre a un pago situado al Norte del Polígono de Arinaga y al Sur de El Jable de la Montaña de Arinaga, tiene su origen en las «cuarterías» utilizadas para alojar temporalmente a las familias aparceras que se contrataban para la zafra del tomate. Pese a que este lugar continúa siendo zona tomatera, en la actualidad las cuarterías han desaparecido, y en el último censo la población es casi inexistente.

Aparceras 1911 (Kurt Hermann - Fedac)
Una cuartería es un grupo de pequeñas edificaciones destinadas a vivienda temporal, cuyas condiciones de habitabilidad y salubridad son precarias. Normalmente están dispuestas en línea, en torno a patios o huecos interiores, con formas cuadrangulares. En el portón central se ubican las pequeñas cocinas, separadas por pequeños tabiques.

A ambos lados del portón se hayan los cuartos, con unas dimensiones de quince a veinte metros cuadrados cada uno, y en los extremos se encuentran situados los baños: en un extremo, los destinados a los hombres; y en el otro extremo, los destinados a las mujeres. En las proximidades de los baños estaban las piletas para lavar la ropa.

Cuarterías 1968 (William Hirman J. - Fedac)
Las cuarterías estuvieron vinculadas en su origen a los cultivos de exportación de tomates en régimen de aparcería, que era un tipo de contrato agrícola en el que el dueño y el aparcero se reparten a porcentaje fijo los medios de producción agrícola y los beneficios. La expansión del cultivo del tomate en regadío en los antiguos secanos litorales de las islas y, sobre todo, en el sotavento de la isla, se realizó mediante una fórmula de aparcería denominada cultivo del tomate «a la parte».

Ha sido, sin duda, una de las relaciones de producción más estudiadas, debido a la conflictividad a que dio lugar en la segunda mitad de los años sesenta del pasado siglo, al ser considerada un sistema semifeudal.

Localización (Espacios Naturales Gran Canaria)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada