miércoles, 2 de mayo de 2012

CARRIZAL, EL (INGENIO)

Según la versión más completa, heredada y transmitida de los antepasados del lugar, se sitúan sus orígenes en los inicios del s. XVII. Esta loma costera recibió su nombre por la flor a la que llamaban «carrizo», flor que es la del cañaveral y que llenaba todo el barranco de Guayadeque que en ocasiones era imposible cruzar.

Heno blanco (floradecanarias-com)
Aquellos inmensos cañaverales se debían a la abundante agua de muchos nacientes y fuentes que discurrían barranco abajo hasta su desembocadura en el mar, cercano a la actual playa del Burrero y las salinas de Vargas.

Los cañaverales no son las plantaciones de la «caña de azúcar», como eran llamadas en aquella época. Estos pertenecen a la familia de las gramíneas dentro del orden de las glumiflora. Al despuntar el cogollo o flor de la planta, la denominaron carrizo, de donde surgió el nombre de este populoso barrio, al que se llamó Carrizal por la abundancia de carrizos.

Aunque hoy en día vulgarmente se llama carrizo a la  Phragmites australis, esta es una especie introducida con posterioridad; hay otras especies que por su porte y flor podrían así llamarse que se dan en las Islas. Desechando también el Holcus lanatus, que es conocido como Heno blanco, habría que entender que lo entonces llamado carrizo es la muy abundante caña común (Arundo donax) que crece en los barrancos y zonas húmedas como es Guayadeque.

En los primeros años tras la Conquista se llegó a creer que en el lugar no sólo habían cañizos, y la sorprendente noticia de la existencia de "plata" llegó a la Corona, muy necesitada de metales preciosos para el pago de las tropas en los diferentes frentes abiertos: « 1499 Noviembre 8. Granada. Orden al ldo. Diego Hernández de Valera, juez pesquisidor de Gran Canaria, para que informe sobre la aparición de plata en el Carrizal, que fue comunicada al rey por Lope Sánchez de Valenzuela, gobernador de dicha isla. El Rey y la Reina » (AZNAR VALLEJO, E.: Documentos canarios Registro General del Sello (1476-1517), Sta. Cruz de Tenerife, 1981).
Caña común (floradecanarias-com)

El origen del topónimo está documentado desde muy antiguo. Está documentada una gran propiedad de Juan Bautista Espino Peloz, Licenciado y Canónigo doctoral de la Catedral, que en su testamento de 27 de abril de 1616, al fundar una capellanía, entre sus bienes vinculados incluye ciento quince fanegas y dos celemines de su «Hacienda en el Carrizal de Ingenio, y dos días y tres noches de agua del Heredamiento del Carrizal», fijando una pensión de cuatro misas rezadas semanales con responso. 

Se menciona otro topónimo del lugar por el capitán Juan Matos y María González, en su patronato fundado el 26 de julio de 1680, al que se agregaron otros bienes por sus poseedores en los años 1714, 1719 y 1730. Dice poseer una fanega y siete celemines de «Cercado de tierra labradía, “arrifes” y riscos denominado el Seminario, en el Carrizal».

Ya desde el siglo XVIII, las tierras que abarcaba el topónimo alcanzan una superficie mayor que la quedenomina en la actualidad, alcanzando por el Norte Las Majoreras y la Mar Pequeña, por el Este Balos, y por el Sur hasta Las Rosas, como puede apreciarse por distintos documentos de propiedad, como la escritura de 7 de agosto de 1746, de Francisco Miguel Montesdeoca Cabrejas, que dice ser propietario de distintas tierras en el lugar y vincula el topónimo a otros, como puede apreciarse: «Heredad de tierras en el Carrizal denominada “La Laguna de Balos”; Suerte de tierra en el Carrizal denominada “La Florida”; y Tierras en el Carrizal denominadas Mar Pequeña».

En dirección Sur, lo documenta Luis Aguiar Espina, Sargento General de Batalla y Gobernador de Newport, Condado de Flandes, que en escritura de 10 de noviembre de 1701 dice tener «un cercado de riego con un día y cuatro horas de agua del heredamiento de la Mina del Carrizal, en Las Rosas del Carrizal».
Antiguo molino de gofio (Fedac)
En los siguientes siglos ya aparece en los protocolos públicos, como en la división el 30 de abril de 1869 del patronato de Lucrecia Espino Peloz, cuando se incluye su «Hacienda de regadío y frutales denominado El Carrizo, con 2 casas de labor y alpende», de siete fanegas y cinco celemines, si bien las distingue de las que están en la lomada y dice de seis fanegas más que son una «Suerte de “secano” en el Lomo del Carrizal».

Con la desamortización de los bienes eclesiásticos, salieron a remate muchas horas de agua del heredamiento y mina del Carrizal, que siglos atrás habían sido donadas al Curato del Sagrario de la Catedral, a la Cofradía de Las Ánimas del Carrizal, a la ermita del Buen Suceso del Carrizal de Agüimes y a la fábrica parroquial de Agüimes.


Localización (Espacios Naturales Gran Canaria)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada