viernes, 20 de abril de 2012

BURRERO, EL (GÁLDAR)

Niños de Gáldar 1960 (Fedac)
Este topónimo se localiza al Sur del barrio de San Sebastián, y de la calle Hospital, en la margen del barranco de Gáldar, en las inmediaciones de donde se dice estuvo la desaparecida abadía de los franciscanos de San Antonio de Padua. Es también mencionado en ocasiones como Las Burras y la Burrera.


Esta última aparece documentada en una venta que el Cabildo realiza el 11 de enero de 1702 al Alférez Diego de Quintana Betancort, de Gáldar, de «3 sitios de 80. pies de f. y 40 de f. cada uno. Linda por un lado sitio de Juan Quesada, otro Camino que va a los Llanos, otro lado suerte de la Burrera y por el otro Camino que baja a la Montañeta que mira al Nido de Cuervo. Cargo: 6 reales » (SUÁREZ GRIMÓN, V. J.: "Propios y realengos en Gran Canaria en el siglo XVIII", III Coloquio de Historia Canaria-Americana, 1978).

Toda esta zona al Sur del casco de Gáldar, lo que se conoce como la Vega, fue objeto de la remuda de tierras a mediados del siglo XIX para destinarla a los distintos cultivos de regadíos que surgieron con fuerza en dicha época: vides, cañas de azúcar, plataneras.

Burros en 1893 (L. Ojeda Pérez Fedac)
El topónimo como otros en la Isla está vinculado a los lugares en los arrabales de las poblaciones donde se concentraban y amarraban los burros que eran utilizados para el transporte de personas y de productos, también llamados potreros, y donde coincidían oficios vinculados como talabarteros, aguadores, cesteros, seroneros que se encargaban de cuidar de los animales.

Ortofoto con lugar aproximado (Google earth)
Se tienen noticias que en este lugar fueron estantes vecinos como Juana Guerra, quien poseía el 25 de marzo de 1763 una casa terrera. Dice Antonio J. Cruz Saavedra (Emplazamiento y linderos de la abadía franciscana 1520-1835) que el recorrido tradicional para llegar a este enclave monacal en La Vega procedente de la Villa de Gáldar debía de pasar necesariamente por los lugares denominados como El Burrero y La Gotera –ubicados ambos en las cercanías del núcleo histórico de San Sebastián–, cruzar el cauce del Barranco Real, y después de enfilar la cuesta de La Gotera y el camino del Rumbadero y de La Menora, a dar con los muros del convento; hoy un extenso solar donde presumiblemente estuvo ubicado el monasterio.

Localización (Espacios Naturales Gran Canaria)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada