miércoles, 18 de abril de 2012

BRÍGIDA, SANTA

Municipio situado a 14,7 kilómetros de la capital provincial e insular, en una altitud media de 520 metros sobre el nivel del mar, y de 23,81 kilómetros cuadrados de superficie que representa el 1,5% del total de la isla.

Las tierras del municipio han conocido distintas denominaciones a lo largo de la historia. En la época prehispánica era Satautejo, y algunas investigaciones apuntan que, tal como se cita en el s. XV, puede ser una trascripción errónea por parte de los castellanos de la palabra Sataute o Tasate, que en tal caso haría referencia a «palmital» o «palmeral», nombre, este último, que perduraría en un caserío del municipio.

La villa en 1890 (Ed B. Alemán Fedac)
La propia fundadora del pueblo, Isabel Guerra, en la capellanía que fundó ante el escribano Tome Solís, de fecha 5 de agosto de 1545, declara entre sus bienes «… un parral en la Vega de Tasaute, linda por una parte el camino real que va a la Vega Vieja y por otra parte el barranco del Gamonal y la otra parte tierra de su hijo Juan Guerra...».
Otros nombres que igualmente ha recibido, cronológicamente, son: El Lugar de la Vega, La Vega, Vega de Abajo, Vega de San Antonio y, por último, Santa Brígida o Villa de Santa Brígida.
Panorámica de 1900 (Jordao da Luz Perestrello Fedac)
Los aborígenes canarios sobrevivieron en estos lugares utilizando el bosque como medio de subsistencia, para obtener leña para sus hornos de cerámica y sus hogueras, y madera para sus herramientas y utensilios. Así se refleja en los yacimientos arqueológicos La Atalaya y Cueva de los Canarios en la Caldera de Bandama, ni olvidar tampodo el pago de Los Silos.
La Villa pasó a formar parte de la historia de Gran Canaria en 1599 cuando se convirtió en capital y cuartel general de la isla durante una semana, tiempo que se tardó en derrotar y expulsar al ejército holandés capitaneado por el almirante Pieter Van Der Does cuando atacó la Ciudad.
Vendimiando en 1895 (Fedac)
Superada la conquista de la isla y la victoria sobre el "holandés" erróneamente llamado "inglés", la Vega es uno de los primeros municipios que procede al repartimiento de tierras y aguas, pues disponía de aguas abundantes y buenas tierras, y estaba situada cerca de la Ciudad. Estas condiciones resultaron muy atractivas para los demandantes en el momento de colonizar sus terrenos en el monte Lentiscal y en la vieja dehesa del Gamonal.
Casa canaria en la Villa 1895 (Fedac)
Desde el siglo XV se produce la gestación de un nuevo paisaje y la producción vitivinícola, con sus bodegas y lagares, se irá convirtiendo en la protagonista de la economía del lugar.

Lagar y bodega abandonados (Fedac)
A pesar de la hegemonía de la viña, se plantaron en menor extensión otros cultivos, como el cereal, base fundamental de la dieta alimentaria de los siglos modernistas, o la caña de azúcar, producto que en el s. XVI ocupó gran parte de los campos de cultivo. En el s. XVII se produce un importante aumento de la población, tendencia que se mantiene durante los siglos posteriores.

Localización (Espacios Naturales Gran Canaria)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada