lunes, 16 de abril de 2012

BERRIEL, BARRANCO Y CASERÍO DEL (SAN BARTOLOMÉ DE TIRAJANA)

El antro-topónimo se corresponde con un apellido francés cuya primera aparición en Canarias data de cuando el día primero de mayo de 1402 Jean de Béthencourt y Gadifer de La Salle salieron de La Rochelle a conquistar las Canarias. Venía como cronista de la expedición de conquista el clérigo o capellán Jean Le Verrier, cuyos manuscritos originales fueron publicados en Le Canarien y que luego sería el cura de la ermita de Santa María de Betancuria, la primera población de Fuerteventura. Fue nombrado en 1419 administrador apostólico del Obispado de Rubicón en la isla de Lanzarote y luego, en 1421, promovido a obispo.

Cueva refugio (Fedac)
Como es improbable por su condición que tuviera sucesión al menos legalmente, aparece nuevamente el apellido en la segunda expedición de Jean de Béthencourt, que partió de Honfleur el día 6 de mayo de 1405. Entre sus hombres de armas venía Jean Le Verrier, que probablemente era pariente del anterior.

Las noticias que se tienen del castellanizado Jean Le Verrier nos dicen que «Juan Berriel, Castellanización del apellido francés Le Verrier o Verret. Jinete de la compañía de Castillo. Viana, Poema ..., Canto XI. Natural de Lanzarote. Pudo ser conquistador de Gran Canaria, donde se asentó con su familia en tanto duró la enemistad con los Herrera-Peraza. Luego debió compartir su vecindad entre Lanzarote y Gran Canaria. Acabó siendo vecino y escribano público de la villa de Agüimes en Gran Canaria.


El barranco (alvarobruquetas-blogspot)
Tampoco consta su condición de conquistador de Tenerife, mas sí la de ser de las islas. Casado primero con una Mirabal y luego con Lucía de Morales, luego viuda de Antón de Arce. Hijos: l. María Berriel, c. con Juan Delgado. II. Juan Berriel Mirabal, c. con Menda de Ribera. III. Francisca Mirabal, c. con Gonzalo Esteban. IV. Lucía Berriel, c. con Jerónimo Fernández, uno de los repobladores-fundadores de Taganana» (CEBRIÁN LATASA, J.A.; Diccionario biográfico de Conquistadores de Canarias, Sta. Cruz de Tenerife, 2003).

Cuarto de aperos y majanos (Fedac)
En varios repartimientos de tierras en Agüimes de la primera mitad del siglo XVI se citan las «higueras de Juan Berriel» que crearon el topónimo de la montaña y degollada de Berriel, junto al barranco del Toscón al noroeste de Los Corralillos, de donde cabe deducir que resultó beneficiado con tierras en los primeros repartimientos, pudiendo tratarse del antes mencionado Juan Le Verrier, o de su hijo Juan Berriel Mirabal, dado que los primeros repartimientos que se conocen son de 1485.

Erosión natural (alvarobruquetas-blogspot)
En el mapa de la isla de Gran Canaria realizado por Manuel Pérez y Rodríguez en 1896, destinado especialmente a las escuelas, menciona el topónimo como Bco. Birriel, que por corrupción terminaría por conocerse como barranco Berriel.

Este barranco es una de las rutas clásicas del senderismo por el Sur de la isla, ruta que lleva también  hasta el Barranco Hondo y al Arco de Coronadero. Estos parajes son de una naturaleza indescriptible formada por la erosión del viento y del agua, pues en los años de lluvia se forman los conocidos como pilancones o charcos de aguas limpias entre los huecos de piedra de singular belleza y apetecibles para el baño después de la larga caminata por un paraje bastante abrupto.

Pilancones en años de lluvias (Fuensi)
Atraviesa por el poniente los Montes de Amurga y, junto a la desembocadura del barranco, se encuentra un aeródromo. Aguas arriba se construyó una presa que recoge el agua procedente del Barranco Hondo, al Este, a través de una galería construida.


Localización (Espacios Naturales de Gran Canaria)


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada