jueves, 12 de abril de 2012

BANDAMA, CALDERA Y PICO DE (LAS PALMAS DE GC)

Actualización 6-abr-2016
La más antigua referencia documentada que tenemos del lugar es en el repartimiento a favor de Bartolome Benitez, cuando el 6 de febrero de 1548 pide al sur de la Caldera «… veynte e cinco hanegada de tierra de sequero poco mas o menos que [roto] puede aver y se pueden aprovechar entre Riscos e Peñas las quales son por debaxo de mi morada detrás de la Vega del Gamonal dende el Puerto y camino que va del dicho Gamonal al Palmitar de Telde e tomando el lomo de la dicha m morada hasta donde se rremonta de tierras de Miguel Martyn por debaxo del barranco que va entre el Palmitar y la Caldera por que a mas de treinta años que yo tengo mi vivienda con mi ganado cabruno e la dicha mi morada e quiero aprovechar las dichas tierras para sostentamiento …» (RONQUILLO, M. Y AZNAR VALLEJO, E.: Repartimientos de Gran Canaria, Las Palmas de GC, 1998).

Vista aérea (fotosaereasdecanarias-com)
El origen del topónimo de Bandama es uno de los más particulares, claro ejemplo de que la transmisión del topónimo por la voz hablada puede inducir a interpretaciones distintas y apartadas de la realidad. Durante años fue considerado un topónimo aborigen, hasta que la documentación histórica puso de manifiesto que se trataba de un apellido flamenco que se hispanizó.

Así, Daniel Van Damme ha pasado a la historia caracterizando el volcán más espectacular del vulcanismo reciente de Gran Canaria y, por extensión, la comarca vitivinícola de su entorno. Este comerciante holandés Van Damme se asentó en la zona en el s. XVI y cosechó vinos en el fondo del cráter, donde ahora hay una granja abandonada.

La Caldera en 1890 (Ojeda Pérez L Fedac)
Pero los negocios de Van Damme no se limitaban a los viñedos. Fue uno de los mayores comerciantes de la época, y, tenía negocios y pleitos por el azúcar con los señores de los ingenios. La crisis del azúcar se manifiesta claramente en el pleito iniciado en el año de 1586 contra las propiedades del doctor Lercaro:

«… Diego de Tovilleja, Pedro de Caseres y Marcos de Ávila, vs. de la isla, apoderan a Juan López, procurador de causas, para que siga el pleito que tratan contra los bienes del Dr. Ángel Lercaro en razón de lo que han pagado y lastado por él Daniel Vandama y por razón de cierta fianza como parecerá por el proceso que de ello hay. Marcos Ávila y Pedro Caseres habían actuado como fiadores del Doctor Lercaro, durante el año de 1583, en un contrato de venta de azúcares, recibiendo el último, el dinero adelantado, del mercader flamenco Daniel Vandama...».


Fotografía: Nacho González
El incumplimiento en la entrega de la mercancía obligó a los dos primeros al pago de la misma. Con anterioridad ya había participado en la importación de trigo, por el déficit permanente que tuvo la isla. En los años 1583 y 1584 se comprueba que en el mercado circula trigo de Flandes, según se constata por las escrituras de reconocimiento de deuda que otorgan los vecinos entre los meses de noviembre y diciembre de 1583, y entre enero y marzo de 1584.

Por los pagos, se deduce que el importador había sido el mercader flamenco Daniel Van Damme, asentado en Gran Canaria, donde adquiere prestigio y solvencia en poco tiempo, aunque también figura como receptor de los pagos del grano el regidor y depositario general Alonso Venegas.


Fotografía: Nacho González
La propiedad pasó de padre a hijo. Daniel Van Damme, comerciante, y su hijo Cristóbal Van Damme, que fue Capitán y Regidor Perpetuo, declararon en sus respectivos testamentos de 29 de enero de 1609 y 12 de octubre de 1677 los siguientes bienes:

el padre la «Hacienda de La Caldera y tierras calmas junto a ella, casas y lagar y bodega» y su hijo la heredada «Hacienda de 50 fanegas de viña y arboleda de almendros y otros frutales con casa que sirve de bodega denominada “Caldera de Bandama”, junto al monte Lentiscal», que aparentemente son la misma hacienda acrecentada con las incorporaciones que realizó el hijo.

Caserío de Bandama en 1925 (Teodoro Maisch Fedac)
Este monumento natural es un complejo volcánico constituido por los edificios volcánicos de Pico Bandama, cono de picón volcánico o piroclastos de 574 metros, y la Caldera de Bandama, depresión de aproximadamente mil metros de diámetro y escarpadas paredes, que alberga un importante relicto de vegetación termófila (acebuches, lentiscos, etcétera).

Pico de Bandama (rosagrancan-blogspot)
Erupción fisural
Según los expertos vulcanólogos, el comportamiento eruptivo de la fisura en su sector sur fue diferente que en el más septentrional. Al norte de la misma tuvo lugar una erupción de estilo estromboliano que construyó un cono de escorias y cenizas de figura muy simétrica, con un cráter orientado hacia el Nor-Noroeste, con una altura de 274 metros sobre el nivel de su base.

El volumen del cono y el manto de picones que depositó en el área del Monte Lentiscal lo convierten en el manto de piroclastos más extenso de la isla.
Erupción estromboliana

En el sector sur de la fisura, los magmas en ascenso encontraron agua subterránea en cantidad suficiente como para interaccionar eficazmente, ocasionando una erupción muy explosiva.

Los depósitos resultantes de la erupción, ”surges” o brechas, oleadas dirigidas, depósitos de caída, ”lahares de fondo de barranco”... muestran una gran variedad de tipos estructurales y procesos implicados, constituyendo algunos, como el de la Cueva de Los Canarios, situado en la pared norte de la Caldera, muestras muy singulares de la vulcanología canaria.

Los resultados de las sucesivas explosiones fueron, primero, un vaciado de la roca de caja más superficial, y un debilitamiento y resquebrajamiento de la roca de caja circundante a la chimenea; después, la acumulación de los materiales resultantes de las explosiones en los bordes de la caldera explosiva; y por último, tras un tiempo de actividad, la chimenea volcánica se hundió, dejando una depresión de paredes casi verticales.

Olivia Stone
El cráter de simetría tan perfecta de la caldera ha despertado la admiración y el asombro de todos los viajeros que, desde los siglos pasados, lo han podido visitar. El mismo sendero por el que bajaron en el s. XIX Olivia Stone o Charles Edwardes, atrae aún a caminantes y senderistas.

«… La primera sensación es de intensa sorpresa y admiración ante el hecho de que la Naturaleza pueda haber creado algo tan perfecto...», escribió la viajera inglesa Olivia Stone (1887), que bajó con un grupo de excursionistas a caballo.

Cueva de Los Canarios
(Fedac)
«… Este es el cráter más perfecto de Canarias, una depresión cóncava de tierra y rocas de una uniformidad como solo la naturaleza sabe crear...», describió el otro viajero británico, Charles Edwardes (1888), que bajó animado por sus residentes para beber un vino que le pareció fuerte, pero que entusiasmó a su guía Pancho que «¡casi se bebe la garrafa él solo!».

La Cueva de los Canarios, situada en la pared norte de la Caldera, era utilizada por los aborígenes canarios como granero y en ella también se hallan importantes inscripciones líbico-bereberes conocidas desde el s. XIX.

Las condiciones del territorio circundante, conformado por lapillis volcánico, conocido en las islas por picón, no condicionó el cultivo de las tierras desde los primeros tiempos, si bien en su gran mayoría se mantuvieron como de realengo hasta que por necesidades económicas de la Corona fueron subastadas a partir del siglo XVIII destinándose al cultivo de los viñedos.

Cultivos (Istar-famiredo)
Muy al contrario de lo que pueda pensarse, el lapillis favorece la retención de la humedad en el suelo vegetal de la viña, facilitando la rápida filtración del agua de lluvia y evitando su evaporación, manteniendo constante la temperatura del suelo y enriqueciéndolo con nutrientes.

Localización (IDE Gran Canaria)

4 comentarios:

  1. Estupendo artículo. Al igual que con el de La Atalaya de Sta. Brígida, me he quedado con ansias de saber más, en especial sobre las gentes del lugar y su historia: las familias Miranda, Sosa, Van Damme, Fleitas, etc.
    Saludos, BWS.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias por el buen comentario. Sentirsle leído anima mucho a seguir haciéndolo, y si además de los comentarios se deduce que es acertado lo escrito, el sentimiento mucho más.

      Eliminar
  2. Es una lastima ver el estado en que se encuentra hoy en dia el caserio del fondo de la caldera. Da tristeza verlo.
    BWS.

    ResponderEliminar
  3. Muy interesante lo que cuenta y el aporte de las fotos. Iremos luego a ver el lugar y a disfrutar de sus vistas.

    ResponderEliminar