miércoles, 11 de abril de 2012

ARVEJAS, LAS (ARTENARA)

Este caserío se encuentra próximo a la carretera general de Valleseco a Artenara (GC-021), a tres kilómetros del casco urbano principal. Es un caserío diseminado formado por los siguientes núcleos de población: Las Arvejas, Las Peñas, Umbría o Cueva de los Gatos y Cueva Nueva, con un gran número de casas-cueva.

Muchas conjeturas se han realizado sobre el origen de este curioso topónimo y buena parte de ellas están asociadas el cultivo de la Arveja, nombre como se conoce popularmente en Canarias al Guisante (Pisum sativum), también conocida como alverja o chícharo, planta de la familia de las fabáceas.

Al tratarse de una planta herbácea trepadora que se fija al tutor o soporte por muchos sarcillos, con tallos largos y rastreros se extendían por los muros de los bancales construidos en el relieve del territorio que es en realidad la gran rampa del Barranco Hondo.

Bancales de Las Tabladas (Fedac)
Al tratarse de un cultivo típicamente de secano y, en menor proporción, de regadío, se plantaba en unión de otras gramíneas que ocupaban la superficie del bancal, de donde es habitual encontrar en el lugar eras para la obtención de la simiente.

Era (Patrinet)
Si bien en la actualidad el consumo de las Arvejas o Guisantes para la alimentación humana son las semillas tiernas y verdes, que se aromatizan en los caldos con el habitual cilantro canario, emulando el antiguo manjar y esquisitez de las cocinas europeas más refinadas, hasta muy avanzado el siglo XX desde la antigüedad se consumía  seca y tostada, mezclada con otras semillas para hacer gofio, o como tafeña, es decir, bañadas con almibar de azucar caliente -algo similar a las delicias de las almendras garapiñadas- siendo consumidas en los crudos inviernos para reponer energías por sus buenas propiedades alimenticias. También fueron exportadas secas a Cuba y Venezuela, puntos tradicionales de destino del comercio canario.

Estanque-cueva (Patrinet)
En todo caso, fuera el cultivo de secano o de regadío, el agua para los cultivos en estos lugares estuvo siempre garantizada. En el barranco de Los Arroyos se inicia una galería, propiedad de la Comunidad Barranco de los Arroyos y Caiderito, que alcanza una longitud aproximada de tres mil metros. 

Desde tiempo inmemorial existe una Heredad de Aguas que toma una parte de la procedente de la galería y que se distribuye entre los herederos. En la zona baja se encuentra la finca El Cortijo del Solapón, de propiedad municipal.

Panorámica (caminosdecanarias-blogspot)
La mención del topónimo en los documentos es muy antigua, y ya en 1866 por aplicación de las leyes de desamortización se sacaron a remate varias suertes de tierra que habían sido donadas a la fábrica parroquial de Artenara, y que fueron adjudicadas y vendidas a Andrés de Silva y Pedro Almeida.

Localización (Espacios Naturales Gran Canaria)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada