martes, 10 de abril de 2012

ARUCAS, CRUZ DE LA MONTAÑA DE

Actualización: 2014/06/22 
La primera cruz que se colocó en la cima de la montaña de Arucas es una de las cruces llamadas de "fin de siglo", y de su colocación el primer cronista de Arucas da la siguiente información: «El domingo 30 de Diciembre de 1900 á media tarde, una porción de hombres subieron á cuestas á la montaña de Arucas los palos para hacer la crúz conmemorativa de fin de siglo. El palo mayor fue sacado de la cumbrera de un antiguo tejado perteneciente á una casa construida en el siglo diez y siete, ubicada en lo que hoy se llama de León y Castillo, vuelta al sur, y en cuyo lugar se ha edificado la casa numº 62.

La crúz es de tea. Tiene la crúz de largo 12 varas de largo, la construyó el carpintero de esta población D. Mario Benavides Ponce, y para colocarla bien se hicieron unas gradas de mampostería, utilizando canterías sólidas que estaban por allí, costeando el Ayuntamiento y varios fieles los gastos ocasionados por la construcción, transporte, peana y erección de la cruz. Dirigió el trabajo de mampostería D. Manuel de Aguiar Henríquez.


Cruz del siglo (Fedac)
En los días 29, 30 y 31 se hizo por la noche un solemne triduo preparando a las gentes para comenzar cristianamente el nuevo siglo. El 31 al oscurecer se hicieron (encendieron) muchas hogueras en esta jurisdicción como si fuese víspera de S. Juan; pues así rogó el Sr. Cura á los fieles que se hiciera.

Dando las 12 de la noche del 31 de Diciembre se hizo (hubo) un gran repique de campanas, comenzándose (en el templo) una misa de tres sacerdotes en la que comulgaron mas (unas) de 1.600 personas de ambos sexos, y más hubiesen comulgado si hubiera (se) habido más confesores» QUINTANA MIRANDA, PM.: Cuaderno nº 1 de notas referentes al pueblo y parroquia de Arucas, Ed. digital, 2012).


Nueva cruz de piedra (rosagrancan-blogspot)
Mi abuelo paterno el carpintero Bruno Pérez González, quien trabajaba en los talleres de carpintería de Mario Benavides Ponce, fue quien hizo materialmente la cruz, que llevaba una inscripción latina que decía "El último día de 1899".

Su instalación se debió a la recomendación del Papa León XIII de recibir al nuevo siglo con la colocación de la Cruz del Redentor en las cumbres más como símbolo de la cristiandad, sugerencia que fue seguida en distintos puntos de la isla para conmemorar el tránsito del siglo XIX al XX. No hay que descartar que sustituyera a otra más antigua que pudo ser colocada por los franciscanos.

El 29 de noviembre de 2005, el temporal Delta derribó esta cruz, y las empresas aruquenses de la piedra donaron la nueva cruz. Se inauguró la víspera de la festividad de San Juan del año siguiente. Su altura es de 9 metros, su anchura es de 3,80 metros y su peso asciende a 40 toneladas.

Está realizada en piedra azul de la nueva cantera de Rosa Silva, y conserva tanto sus dimensiones como la inscripción de su antecesora. La forman tres tramos unidos en los que no es posible apreciar las juntas. Es hueca en su interior y está reforzada con dos estructuras: una de acero ordinario y otra de acero inoxidable. Mantiene su basamento escalonado de piedra. En su base se han incorporado dos piedras labradas: una hace alusión a la reconstrucción de la cruz como consecuencia del temporal Delta y la otra no tiene consistencia histórica.

Entre la primigenia cruz de madera y la actual de piedra se sucedieron algunas noticias de interés histórico relacionadas con este lugar. Cuando Ramón Madán y Uriondo Cambreleng, casado con Mª del Rosario González Fernández del Campo, hija de Bruno González Castellano, obtuvo el título de Marqués de Arucas por R.D. de 29 de abril de 1911, se ocupó de algo novedoso y con trascendencia social, la naturaleza. Después de convertir en un pequeño botánico los jardines de su palacete en Arucas, en su condición de propietario realiza la repoblación con eucaliptos de la falda septentrional de la montaña de Arucas, recibiendo por ello la Gran Cruz al Mérito Agrícola, otorgada por Alfonso XII por R.O. de 3 de Agosto de 1908.

En abril de 1909, coincidiendo con la inauguración del casino El Progreso que promovió el conocido como Partido Nuevo de Arucas, tuvo lugar una conferencia sobre el arbolado por el notable orador y escritor Francisco González Díaz, hijo de Manuel González Castellano y por tanto sobrino del antes mencionado Bruno, quien disertó durante más de una hora acerca de dicho asunto, siendo aplaudido con gran entusiasmo, dentro de un gran acto festivo en el que la banda de música del casino ejecutó escogidas piezas en el patio del edificio que ocupaba El Progreso, acordándose celebrar en Arucas la fiesta del Árbol lo más pronto posible.

Se había sellado un compromiso social que llegaría más allá de las fronteras aruquenses, y así González Díaz que sería conocido en adelante como "El Apóstol del Árbol" y será el promotor y participante de celebraciones que tuvieron lugar en la capital grancanaria, así como en Arucas, Gáldar, Guía, Moya, Santa Brígida, Telde y Teror, que llevó también a las localidades tinerfeñas de Santa Cruz, La Laguna, La Orotava e Icod de los Vinos , además de Arrecife de Lanzarote. 
 
Día del Árbol en la montaña de Arucas de 1930 (Fedac)
Disertaba y escribía con pasión en defensa del árbol, y no dudamos que tuviera algo que ver con la iniciativa de repoblación que el Marqués realizara en esta montaña al que le unían estrechos vínculos familiares, pues era primo de su consorte, al igual que su otro primo el poeta Domingo Rivero González.

Quince años antes de su fallecimiento el 5 de abril de 1945, ya había pasado de las palabras a los hechos y promueve un acto público en celebración del Día del Árbol en esta montaña de Arucas en el que participa una multitud de aruquenses.


Localización (IDEE Instituto Geográfico Nacional)


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada