domingo, 1 de abril de 2012

ALBERCÓN DE LA VIRGEN, EL (SANTA MARÍA DE GUÍA)

Todavía hay gente en Guía que cuenta como cierta la tradición o leyenda de que el llamado «Albercón de la Virgen» debe su nombre a un hecho considerado siglos atrás como "milagroso" porque en este lugar se "plantó" la imagen de la Virgen de Guía cuando, "aparecida" en las costas vecinas, intentaron llevarla hacia la Ciudad. Tradición o leyenda que, como se verá, queda desmitificada con los datos que aquí se aportan por el cronista Pedro González Sosa.

El «Albercón de la Virgen» debe su topónimo a unos hechos contrastados históricamente y no a la tradición que fue pasando de generación en generación, y eran que la Iglesia poseía unas cuartas del Heredamiento del Palmital, y el disfrute de sus aguas obligó al mayordomo y párroco de la iglesia de Guía, a mediados del s. XVIII, a la construcción de un albercón para almacenar el producto de esa cuarta que le fue donada con el fin de mantener con decoro el culto a Nuestra Señora de Guía.


Albercón de la Virgen (Patrinet)
La venta del agua y la alberca que fueron de la Fábrica Parroquial se realizó siendo párroco de Guía Francisco Almeyda y en virtud de una Real Orden de 21 de octubre de 1800.

Se trata de una obra de almacenamientos hidráulico de planta circular hecho en piedra, cal y sillería, con una escalera de cantería para acceder al interior y varios contrafuertes. La parte alta del muro esta inclinada hacia el interior, de una profundidad de 2,5 metros. Aunque todo el sector del límite del casco urbano donde se encuentra recibe este nombre pues el albercón dio origen al topónimo por el que se conoce el lugar, el Albercón está situado en el cruce de la antigua carretera GC-200 con la carretera de Moya GC-150, en el punto rojo señalado en el plano.
Localización (IDEE Instituto Geográfico Nacional)

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada