viernes, 30 de marzo de 2012

ÁLAMO, EL (TEROR)

Álamo (floradecanarias-com)
Sin duda, el nombre de este caserío responde a la presencia de numerosos ejemplares de Álamo Blanco (Populus alba) árbol originario de Europa, Asia y Norte de África. El Álamo Blanco es un árbol caducifolio corpulento de hasta treinta metros de altura, de grueso tronco y sistema radical fuerte, con numerosas raíces secundarias largas que emiten multitud de renuevos. Su corteza es lisa, blanquecina, con las cicatrices negruzcas de antiguas ramas, y la copa es ancha e irregular.

Las ramillas y brotes son tomentosos, con una capa de tomentos o pelos que cubre la superficie. Las hojas, tomentosas en las dos caras y en el pecíolo, y al madurar son verde oscuras en el haz y blanco tomentosas en el envés. Las hojas mayores, normalmente palmeado-lobuladas, de base acorazonada. Las hojas de las ramillas, redondeadas o aovadas, poco lobuladas, con menos tomento. Amentos colgantes. Florece normalmente de febrero a abril y su fruto es en cápsula bivalva.
 
Pajar y alpendre (Patrinet)
El topónimo de este antiguo caserío diseminado de El Álamo está documentado ya desde el siglo XVII y así, en el año 1681, Diego Rodríguez, labrador y vecino de Teror, detentaba «… una casa sobradada en pago de El Álamo que valía 48.648 maravedís, otra casa terrera en 27.648, pajar de carpintería en 14.520, gañanía en 6.672 y aposento de tabladillo en 7200». Es mencionado también en la primera mitad del s. XVIII, pues las Constituciones Sinodales del obispo Pedro Dávila y Cárdenas de 1737 mencionan este lugar, habitado en aquellos tiempos por veinte vecinos, unos cien habitantes aproximadamente.

Este barrio es cruzado de Norte a Sur por el barranco de Los Arbejales, extendiéndose desde Los Mocanes hasta el paraje denominado El Quebradero, zona que recibe este nombre por ser el lugar donde se “quebraban” las aguas nocturnas de la Heredad de Tenoya. Está situado a algo más de un kilómetro de distancia del núcleo urbano de Teror, siendo una zona eminentemente agropecuaria. Es de destacar la presencia de abundantes cruces en las orillas de los caminos y carreteras ligadas a leyendas y sucesos misteriosos. Asociados a estas, aún se conservan restos del trazado y pavimento original –empedrado– del antiguo camino denominado «De las dos Vegas», sendero que comunicaba Teror con los municipios de Santa Brígida y San Mateo.

Localización (IDEE Instituto Geográfico Nacional)


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada